Galería

“Las mujeres indígenas estamos orgullosas de nuestra identidad”


– Día Internacional. Mujeres reafirman su identidad y su defensa a la Madre Tierra. De otro lado denuncian que siguen siendo víctimas de discriminación, registrando los más altos índices de pobreza, así como la peor atención en salud y educación.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra hoy, laorganización de mujeres indígenas Onamiap dio cuenta del duro y sacrificado camino que las mujeres del Perú tienen por recorrer a fin de conseguir el reconocimiento de sus derechos individuales y colectivos.

Mediante un pronunciamiento, la organización, con bases en 15 regiones del país, solicitó al Estado garantizar la seguridad jurídica de los territorios comunales, desde una visión de territorio integral, así como respetar la consulta y el consentimiento previo, libre e informado de los pueblos.

Asimismo, demandó la participación plena y equitativa de las mujeres en los espacios de toma de decisión del Estado y la sociedad civil.

Recordaron así que al ser sujetas de doble discriminación, por ser mujeres y por ser indígenas, ellas luchan el doble para fortalecer sus capacidades.

Precisaron, además, que no solo cuentan con demandas sino también con propuestas para “caminar juntos y juntas hacia un modelo de desarrollo basado en el equilibrio con la naturaleza, el respeto a todas las culturas y el pleno ejercicio de derechos.”

En ese sentido, ellas exigen que se reconozcan sus aportes, experiencias y propuestas frente a fenómenos globales como el cambio climático, que ya viene causando estragos en el Perú.

A continuación el pronunciamiento de la organización.

Orgullosas de ser mujeres y de ser indígenas

Las mujeres indígenas mantenemos y reproducimos la identidad de nuestros pueblos. Al ser sujetas de doble discriminación, por ser mujeres y por ser indígenas, luchamos doblemente para fortalecer nuestras capacidades, conquistar liderazgos e incidir para lograr políticas públicas interculturales y con enfoque de género, hacia el pleno ejercicio de nuestros derechos individuales y colectivos y la construcción del Buen Vivir.

En el Día Internacional de la Mujer, las mujeres indígenas de la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú – ONAMIAP, reafirmamos nuestra identidad y autoidentificación, expresamos nuestro orgullo por ser mujeres y por ser indígenas, y valoramos nuestros aportes en defensa de la Madre Tierra, de nuestros territorios y bienes naturales, de nuestra diversidad biológica y cultural.

Con ese orgullo por nuestra identidad, como ONAMIAP rechazamos los estereotipos de las mujeres andinas y amazónicas difundidos por los medios de comunicación y saludamos por ello la acción de amparo presentada contra Frecuencia Latina por la emisión del programa “La Paisana Jacinta”, demanda hecha por la Asociación por la Dignidad y Derechos de las Mujeres del Cusco, la Escuela de mujeres Micaela Bastidas de Espinar y la red de Mujeres Canchis, con la asesoría legal de la Asociación por la Vida y la Dignidad Humana (Aporvidha) y el Instituto de Defensa Legal (IDL).

Las mujeres indígenas demandamos participación plena y equitativa en los espacios de toma de decisión del Estado y la sociedad civil. Tenemos propuestas para caminar juntos y juntas hacia un modelo de desarrollo basado en el equilibrio con la naturaleza, el respeto a todas las culturas y el pleno ejercicio de derechos.

Las mujeres indígenas demandamos la seguridad jurídica de nuestros territorios comunales, desde una visión de territorio integral, con el reconocimiento de nuestras reales demandas de titulación, una política nacional y un ente rector nacional de titulación, y con la participación de las organizaciones indígenas en el diseño de las directrices de esa titulación, con enfoque de género. Decimos basta de “paquetazos” pro-inversión, exigimos la derogatoria de la Ley 30230 y el DS 001-2015-MEM y el archivo definitivo del Proyecto de Ley 3491/PE-2014 presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas al Congreso de la República.

Las mujeres indígenas demandamos el respeto a la consulta y el consentimiento previo, libre e informado en todo aquello que afecte real o potencialmente nuestros derechos. Decimos basta a la incursión inconsulta de actividades extractivas y megaproyectos en nuestros territorios, demandamos respeto a nuestro medio ambiente.

Las mujeres indígenas decimos basta de discriminación, porque sufrimos los más altos índices de pobreza, la peor atención en salud y educación, la inequidad en el acceso al empleo y las remuneraciones. Demandamos educación y salud realmente interculturales. El enfoque de género y la interculturalidad deben estar presentes en todas las políticas públicas.

Las mujeres indígenas demandamos que se reconozcan nuestros aportes, experiencias y propuestas frente al cambio climático. Y exigimos participar en el diseño de políticas públicas nacionales y negociaciones internacionales sobre cambio climático. La COP20 y la Cumbre de los Pueblos realizadas en Lima el año pasado nos dejaron grandes lecciones y enormes desafíos que estamos decididas a afrontar y nos preparamos para hacerlo.

En el Día Internacional de la Mujer, las mujeres indígenas estamos presentes, orgullosas de nuestra identidad.

Lima, 8 de marzo de 2015.

 

 

VIDEO: Mujeres contra la Megaminería y contaminación de Luksic

Las mujeres del pueblo Caimanes, en el norte de Chile, repudian la imposición de la megaminería del grupo Luksic y su nefasta contaminación e impactos sociales en esta comunidad. Un video de Eelif Karakartal sobre la lucha de mujeres en Caimanes frente a la minera Pelambres del grupo Luksic.

Read more.

 

Los orígenes del Día Internacional de la Mujer

Destacado.

Escrito por  Ana Beatriz (Brasil)

 

 

El surgimiento de la fecha está ligado al movimiento socialista y a la actuación militante de las mujeres.

El Día Internacional de la Mujer es conmemorado alrededor del mundo, en general con campañas de las empresas y de los gobiernos, agradeciendo por los “grandes servicios” prestados por las mujeres, como cuidar de los hijos, cuidar de la casa, y aún dar cuenta de trabajar afuera y estar siempre bonita y de buen humor.

En esta fecha en general son conmemorados los supuestos avances alcanzados por la mujer en la actualidad, como la integración al mercado de trabajo, la participación en la política, etc.

Pero lo que en general es poco dicho, es que la celebración del día 8 de marzo tiene un origen bien diferente de la connotación que ganó en los últimos años.

¿Cómo y por qué el Día Internacional de la Mujer comenzó a ser organizado?

Desde finales del siglo XIX, el movimiento socialista, teniendo a la revolucionaria Clara Zetkin al frente, intentaba involucrar a las mujeres trabajadoras en la política, espacio hasta ese entonces hegemonizado por los hombres. De allí surgió la lucha por la liberación de la mujer.

También ganaba fuerza mundialmente la lucha de las mujeres por el derecho al voto, principalmente en los EEUU y en Europa. Esta lucha fue entonces incorporada en la pauta de las mujeres socialistas, y el 28 de febrero de 1909 las americanas realizaron el primer día de la mujer, con grandes manifestaciones en varias ciudades, para reivindicar el voto femenino, organizadas por el partido socialista.

En 1910 se realizó en Dinamarca la II Conferencia Internacional de las Mujeres Trabajadoras, organizada por la II Internacional, en donde Clara Zetkin propuso que las trabajadoras de todo el mundo siguiesen el ejemplo de las americanas y conmemorasen el día de la mujer unificado bajo el eslogan “El voto para las mujeres va a unificar nuestras fuerzas en la lucha por el socialismo”.

Inicialmente, la propuesta era que el día de la mujer fuese realizado el 19 de marzo, por la importancia histórica de la fecha para el proletariado alemán. Fue en ese día, en 1848, que el rey de Prusia cedió frente al riesgo de un levante revolucionario, y entre las promesas que hizo estaba el voto femenino, que después no mantuvo.

El primer día internacional de la mujer, el 19 de marzo de 1911, reunió en toda Europa a cerca de un millón de personas. A partir de 1913, la fecha fue transferida para el 8 de marzo. Siguió siendo realizado en diferentes países, en diferentes fechas. En Estados Unidos la tradición era conmemorarlo el último día de febrero.

Hasta que en 1917 –día 23 de febrero en Rusia, 8 de marzo en el resto del mundo–, en medio de la miseria provocada por la guerra, las mujeres de Petrogrado hicieron una gran manifestación. Algunas eran trabajadoras, otras mujeres de soldados, y las principales consignas eran: “Pan para nuestros hijos” y “Traigan a nuestros maridos de vuelta de las trincheras”. Ese día estalló la huelga de las costureras y tejedoras de Petrogrado, aun sin el consentimiento del comité de tejedores de Rayón [distrito de la ciudad].

Y ese día estalló la revolución, que después fue conocida como Revolución de Febrero. Trotsky, en la Historia de la Revolución Rusa dice que en las vísperas nadie podría imaginar que aquel día de la mujer inauguraría la revolución.

Y por eso, en 1921, la Conferencia de Mujeres Comunistas de la recién fundada III Internacional, realizada en Moscú, fijó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Las mujeres rusas conquistaron más derechos en el inicio del siglo XX que las mujeres de muchos países capitalistas hasta la actualidad. Fue conquistado, entre otras cosas, el derecho a votar y ser votada para los cargos públicos.

Las primeras medidas para las mujeres fue la abolición de las leyes que las ponían en situación inferior a los hombres y la liberación de las mujeres del trabajo doméstico, con creación de guarderías, lavanderías y restaurantes públicos. Así,ellas pudieron tener un amplio acceso a la educación y al trabajo.

La polémica sobre el origen del 8 de marzo

Después de los años ’30, con la guerra y la burocratización de los Estados obreros en el Este europeo, la tradición de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer fue perdiéndose. A finales de los años ’60 e inicios de los ’70, el movimiento feminista buscó retomar la conmemoración de este día.

Fueron hechas algunas investigaciones que llevaron a una supuesta huelga en una fábrica textil, en 1857, en Nueva York, durante la cual los patrones habrían atrancado las puertas de la fábrica y prendido fuego, con las obreras adentro. Incluso, se dice que el tejido que estaban tiñiendo era lila o violeta, y por eso este sería el color adoptado por el movimiento de mujeres.

Hay algunas autoras que apuntan la posibilidad de que este episodio no haya ocurrido, como los estudios de la canadiense Renée Côté, de Eva A. Blay, o de Liliane Kandel.

Ellas afirman que probablemente esta huelga nunca haya ocurrido, y esta versión de la historia haya sido creada a partir de una confusión con otras dos huelgas en EEUU, en 1910 y 1911, una que duró muchos meses, y la otra en la que ocurrió un incendio accidental debido a las pésimas condiciones de trabajo y en el que 146 obreras murieron carbonizadas, pues las puertas de la fábrica estaban cerradas para que ellas no se dispersasen durante el horario de almuerzo. Las que no murieron quemadas, murieron en la caída al saltar del octavo piso del edificio en llamas.

Esta confusión acabó perpetuándose en el movimiento y dura hasta hoy. Quedó aún más consolidada cuando en 1975 la ONU declaró el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, y en 1977 la Unesco declaró el 8 de marzo como homenaje a las obreras muertas en 1857.

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Es importante rescatar la historia del día internacional de la mujer, que poco tiene que ver con la connotación que tomó hoy. Este surge como un día mundialmente unificado de lucha por la igualdad de derechos, por la emancipación de la mujer y, en los últimos años, ha servido para la que la burguesía reafirme el papel inferior de la mujer en la sociedad, exaltando la doble jornada y la dictadura de la belleza.

El día también perdió su carácter clasista, de lucha contra el capitalismo, rumbo al socialismo. Actualmente, los principales movimientos son en colaboración de clases con la burguesía y para enaltecer las políticas públicas insuficientes de los gobiernos.

¡Vamos a rescatar el carácter de lucha y socialista del día 8 de marzo!

 

 

Las estrategias del generismo

 

X victoria aldunate

 

Hace pocos días, muy a tono con Marzo, se reunió la Cumbre de ONU Mujeres, un montón de políticas del género “de alto nivel”. (Cada vez hay más generistas y también hombres porque es buena pega).

A la presidenta Michelle Bachelet le debe haber venido de perilla esa reunión (junto con las secuelas del Festival de Viña -gran aporte a la desinformación-), porque distrajo en algo la atención de los medios del “presunto tráfico de influencias” de su hijo… Igual debe haber sido un gran sacrificio para ella estar en ese evento con todo lo que estaba pasando, pero es madre y así es la maternidad, puro sacrificio…
Además, todo sea por la causa. Las iluminadas de la ONU nos trajeron una verdadera revelación: “Para poder alcanzar la igualdad de género es fundamental reducir la violencia contra las mujeres”. (Qué bueno que avisan, no lo habíamos notado ni por un minuto).

 

Esas suspicaces “mujeres líderes” se juntaron “a abordar la participación femenina en la toma de decisiones y el acceso a cargos de poder” que es un tema fundamental en sus vidas. Sucede que como todas ellas deben haber hecho alguna capacitación en género, comprendieron lo importante que es hablar de la propia realidad. Claro, no es la realidad de todas las demás, pero no importa, porque la reunión fue entre ellas.

Dirán que tengo mala leche si coloco en duda la relevancia del tema del acceso de las mujeres al Poder, así es que voy a hacer como que me importa… Las señoras y señoritas de ONU Mujeres insinúan que su acceso al Poder tiene que ver estrictamente con sus anhelos de cambiar el mundo. Nótese que el encuentro se autonombró: “Las mujeres en el poder y en la toma de decisiones: construyendo un mundo diferente”, o sea, lo que nos dicen es que les importa el mundo de todas, no sólo el de ellas.

La flamante nueva directora ejecutiva, Phumzile Mlambo-Ngcuka, que ha ocupado varios ministerios en Sudáfrica y fue vicepresidenta de ese país entre 2005 y 2008, (trayectoria tipo Bachelet), declaró a la prensa que “Hay grandes barreras en el acceso a la educación para las niñas… o en los matrimonios infantiles que es un gran problema que debemos enfrentar”. ¡Y claro! ¿Quién no se da cuenta que justo aquello indigna a cualquiera? Imagino que ellas están indignadas también, o más bien no lo imagino, lo sé porque desde antes que naciera mi hija (ya es adulta) que la ONU está básicamente “indignada” por esas cosas… Por otro lado, no se puede negar el “enfoque de género” en los discursos de esas expertas, porque hablan muy bien, muy bonito.

 

Luego de una mala, viene una buena

Lo otro que noto en sus discursos e informes es que luego de una denuncia de hechos deleznables y dolorosos para las niñas en Africa y Asia o de la Europa pobre, la del Este, viene “una noticia buena”: “América Latina” es “una región que”, según la directora ejecutiva, se encuentra “en el medio” en el ranking de los sitios donde más se ha avanzado en la igualdad de género”. ¡Esa es buena! Justo en el medio, ni muy muy, ni tan tan. Con esto, el departamento comunicacional de ONU Mujeres espera que respiremos tranquilas y nos digamos: “Al final no estamos tan mal. No seremos el paraíso, pero no nos casan a las niñas a los 5 años”. No. Sólo las raptan en la adolescencia para la Trata, como en Bolivia y las hacen parir a los 11, como en $hile, y decenas de migrantes que van buscando una vida mejor a los mismos países de la región o a otros, obtienen explotación sexual. Y en el mismo $hile de esta reciente Cumbre, ninguna, ni las niñas embarazadas, ni las mujeres explotadas, ni todas las demás, podemos abortar con pastillas porque justo el anterior Gobierno de Bachelet, la ex Directora de ONU Mujeres, fue el que quitó el “misoprostol” de las farmacias…

¡Pero tranquilas!, la nueva Directora de ONU Mujeres dice que “se han realizado enormes avances en la reducción de la pobreza”, que “en muchos países de América Latina se han establecido instituciones que se ocupan de la igualdad de género y tratan de hacer muchos cambios”. ¡Estamos dadas! ¡Nos quejamos de puro gusto!

 

¡Más mujeres a los holdings!

 

Lo mejor de todo en América Latina –juzgue cada una la siguiente información- es que “La presencia de mujeres en altos cargos políticos o en directorios de empresas ha mejorado en los últimos años”. Pero a no entusiasmarse, “sigue siendo minoritaria, especialmente en el sector privado” donde las mujeres “representan menos del 5 % de los principales ejecutivos de las 1.000 empresas más grandes y ocupan solamente el 11 % de los sitios en las juntas directivas de las principales compañías del mundo”.

Es realmente preocupante: ¿Qué haremos las pobladoras, las estudiantas, las trabajadoras si no hay más gerentas en los Holdings? ¿Luksic tendrá gerentas? ¿Con gerentas y ejecutivas de alto rango en el grupo Luksic, la minera los Pelambres sería ecologista?… ¿En el caso PENTA, faltaban más mujeres además de Ena Von Baer para parar la estafa al fisco de la Der$cha $hilena?… ¿El Gobierno $hileno necesita más mujeres para descolonizarse y no seguir allanando comunidades mapuche a diario?…

 

Ellas dicen que “lo bueno” es que lo fundamental está cubierto: “Las cosas están mejor en el ámbito político”, donde las mujeres, es decir ellas, las generistas de ONU Mujeres, las diputadas, las senadoras, las ministras, las subsecretarias, las presidentas, etcétera “representan casi el 22 % de todos los parlamentarios frente a sólo el 11,3 % que había de 1995”. O esa ntes de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en “Beijing” eran las mitad las que lo lograban. Y es que allí, en Pekín, “se adoptó un ambicioso plan de acción para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”. ¡Y yo que creía que la Cumbre de “Beijing” no había servido de nada! Me había equivocado, sí sirvió: facilitó que muchas “ambiciosas” y “empoderadas” doblaran sus cifras de acceso a la Clase Política. Pero claro, su ambición es grande así es que igualmente se quejaron en este encuentro de que no hay más mujeres en el Poder. ¿Y saben de quién es la “responsabilidad!? ¡De nosotras, de todas las demás!. Porque dice ONU Mujeres “que a menudo votan por hombres al poder a la hora de elegir a sus representantes”.

 

¡Urgente una sororal campaña a favor de políticas y gerentas!

 

“Vote por mujeres, son más sensibles, intuitivas, bondadosas, caritativas y maternales, pero no se asuste que en inteligencia, ambición y viveza son iguales a los hombres: mienten, engañan, coimean y persiguen de idéntica manera”…

 

La Cumbre ONU Mujeres planificó que de aquí a 5 años. Dicen que deben alcanzar más Poder: altos cargos en las grandes empresas y buenos sillones en los parlamentos… ¿qué más podemos pedir? ¡A ser sororales entonces!

 

Fuente para esta nota: Envíos de prensa y El Día, Noticias de Agencia/27-07-1015
http://lapuntadaconhilo.blogspot.com/2015/03/las-estrategias-del-generismo-onu.html

saludos

victoria

…las herramientas del amo no desmantelarán nunca la casa del amo. Nos permitirán ganarle provisionalmente a su propio juego, pero jamás nos permitirán provocar un auténtico cambio. (Audré Lorde)

 

PUNTADA CON HILO, COMUNICACIÓN DE MUJERES
Kaos en la Red/América Latina
Kaos en la Red/chile
Kaos en la Red/bolivia

 
Mira en facebook: FACEBOOK PUNTADA CON HILO

y

CARMELA JERIA GÒMEZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s