Galería

A las ofertas de la oligarquía y el oportunismo, una respuesta digna: ¡No votar!


RAL portada febrero 2015

Editorial

 

A las ofertas de la oligarquía y el oportunismo, una respuesta digna: ¡No votar!

 

Las elecciones siempre han sido una trampa para cazar votantes y votos; cuando los oportunistas participan son autores intelectuales y materiales son coautores de la trampa contra el pueblo.

La partidocracia no es mas que un instrumento, una forma abierta de manipulación politiquera y electorera y mas alla, en el funcionamiento de las ya patéticas instituciones (que no son ni mucho menos perfectas, como para hacer de su defensa una bandera única) Los partidos burgueses (allí va incluido el de los oportunistas) corrompen, manipulan, sabotean a dichas decrepitas  instituciones. En fin la partidocracia, aun sin ser la razón fundamental, debería ser suficiente motivo para no votar.

Sin embargo hay muchas razones para no votar. La primera es que ninguno de los partidos representa los genuinos intereses inmediatos ni fundamentales de las grandes mayorías y las pequeñas minorías de nuestro pueblo. En otras palabras, no están comprometidos en solucionar los problemas vitales como el desempleo, el salario, las pensiones, la vivienda, el medio ambiente, la salud, la recreación, la cultura y el arte para todos.

Ni siquiera las pregonadas obras de infraestructura son realmente para el pueblo sino para que la burguesía mueva más rápidamente  sus negocios. Y hasta el muñequito del transporte colectivo se utiliza para jugar con la necesidad de sobrevivencia de las/os  vendedoras ambulantes, cuyo futuro después de las elecciones es incierto.

Otra razón para no votar es que ninguna de las ofertas promete desarmar el neoliberalismo, por nefasto. Los gobiernos de ARENA impusieron el modelo neoliberal capitalista utilizando al estado  de la manera más instrumental, de la misma manera en que ocurrió en muchas partes del mundo con la globalización neoliberal.

 

En todas partes hubo jugadas políticas magistrales, brutales o no tan brutales para imponer el neoliberalismo. La de El Salvador está a la vista: el gobierno demócrata cristiano 1984-1989 no servía para tales propósitos, no tanto porque fuera patriótico que no lo era (pues fue modelo de entreguismo) sino porque por sus propias deficiencias y las alevosamente agregadas por todos los frentes de la oligarquía, fue desprestigiado y derrotado sin compasión.

 

El conflicto no era contexto propicio para el nuevo modelo. Al final de la década de los 80s el imperialismo y las trasnacionales tenían prisa de imponer el nuevo modelo. Las elecciones presidenciales fueron clave. El partido de la oligarquía fue el favorito tras bastidores. Tuvo el gobierno estadounidense que sobarle lomo a la bestia encarnada en asesinos como Dabuisson y compañía.

 

El conflicto venia encaminado sobre por obra y gracia de la estrategia de la dirigencia insurgente de Dialogo y Negociación y sus apoyos externos. La dirigencia oportunista se encargaría de vender los Acuerdos de Paz como “el triunfo” y de amansar los “arrebatos belicosos” de su gente. De tal manera que los padrinos del neoliberalismo y los padrinos del oportunismo resolvieron,  cada uno con sus propósitos.

 

Quien gano fue el capitalismo que impuso el neoliberalismo, con ganancias para las trasnacionales y sus socios internos oligarcas, y las ganancias para funcionarios públicos corruptos.

 

También ganaron los padrinos del oportunismo que venían cristalizado su sueño obsesivo de participar en las elecciones y de ser parte del sistema. Allí están, sirviéndole al sistema y defendiéndolo.

 

Quien perdió fue el pueblo, lo cual es una poderosa razón para decir basta ya, y con dignidad tomar la decisión política consciente de no votar.

 

 

Lee y distribuye ahora liberación

 

No Votar porque…

 

Ninguna de las ofertas electorales resolverá el problema económico

 

El Salvador es un país en el que la crisis económica, social, cultural y ecológica es un desastre que no se evita ni se repara con las ofertas electorales actuales.

Con la crisis económica juegan y mienten los gobiernos de turno. El crecimiento económico con el que el gobierno de Funes se ufanó no significo sensibles cambios de la miseria y la desigualdad. Los porcentajes en el papel no sacuden a una ni la otra.

 

La crisis económica de El Salvador es amplia y profunda. La pobreza y la extrema pobreza, es decir, la miseria, la inflación, el desempleo, los bajos salarios, las pésimas condiciones de trabajo, las miserables pensiones, etc, etc,

 

Por su parte, Sánchez Ceren también se llena la boca del  estribillo del “crecimiento económica y la reducción de la pobreza” con parches y programas. Nos alegra por las docenas y quizás  centenas de gente favorecida. Nos alegra que haya zapatos y uniformes y haya vaso de leche, y que se le de pensión a los adultos mayores.  Sin embargo, hay que recordar que desde hace muchos años el sistema introdujo la protección social en la Constitución como un mandato al estado. Bueno, no tanto por genuino amor a los demás sino que para auto garantizarse estabilidad y largos años como sistema de explotación capitalista.

O sea que los oportunistas no son los inventores del reformismo que profesan. El reformismo fue obra y gracia de sectores de la burguesía mexicana, estadounidense, europea, etc. para evitar la revolución a la “bolchevique”. Así, los oportunistas son serviles y seguros servidores del sistema.

Con todo, el problema fundamental es que en lo económico estos dos gobiernos oportunistas no han podido ni pueden, no han querido ni quieren tocarle los huevos al tigre neoliberal ni a la moneda ajena que sus antecesores impusieron al pueblo salvadoreño.

En consecuencia ni  los que impusieron este flagelo neoliberal, ni a los que lo consienten merecen el regalo del voto. ¡Ah! tampoco a los otros partidos electoreros, que ni les va ni les viene la situación económica de las grandes mayorías.

 

Lee y distribuye ahora liberación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s