Galería

El terror en París: raíces profundas y lejanas


Leer artículo aquí http://www.rebelion.org/noticia.php?id=194101

 

Atilio A. Boron

Rebelión Fragmento del artículo.

“… Claro está que el objetivo global de la política estadounidense y, por extensión, de sus clientes europeos, no se limita tan sólo a Irak o Siria. Es de más largo aliento pues procura concretar el rediseño del mapa de Medio Oriente mediante la desmembración de los países artificialmente creados por las potencias triunfantes luego de las dos guerras mundiales. La balcanización de la región dejaría un archipiélago de sectas, milicias, tribus y clanes que, por su desunión y rivalidades mutuas no podrían ofrecer resistencia alguna al principal designio del “humanitario” Occidente: apoderarse de las riquezas petroleras de la región. El caso de Libia luego de la destrucción del régimen de Gadaffi lo prueba con elocuencia y anticipó la fragmentación territorial en curso en Siria e Irak, para nombrar los casos más importantes. Ese es el verdadero, casi único, objetivo: desmembrar a los países y quedarse con el petróleo de Medio Oriente. ¿Promoción de la democracia, los derechos humanos, la libertad, la tolerancia? Esos son cuentos de niños, o para consumo de los espíritus neocolonizados y de la prensa títere del imperio para disimular lo inconfesable: el saqueo petrolero.

El resto es historia conocida: reclutados, armados y apoyados diplomática y financieramente por Estados Unidos y sus aliados, a poco andar los fundamentalistas sunitas exaltados como “combatientes por la libertad” y utilizados como fuerzas mercenarias para desestabilizar a Siria hicieron lo que en su tiempo Maquiavelo profetizó que harían todos los mercenarios: independizarse de sus mandantes, como antes lo hicieran Al Qaeda y bin Laden, y dar vida a un proyecto propio: el Estado Islámico. Llevados a Siria para montar desde afuera una infame “guerra civil” urdida desde Washington para producir el anhelado “cambio de régimen” en ese país, los fanáticos terminaron ocupando parte del territorio sirio, se apropiaron de un sector de Irak, pusieron en funcionamiento los campos petroleros de esa zona y en connivencia con las multinacionales del sector y los bancos occidentales se dedican a vender el petróleo robado a precio vil y convertirse en la guerrilla más adinerada del planeta, con ingresos estimados de 2.000 millones de dólares anuales para financiar sus crímenes en cualquier país del mundo. Para dar muestras de su fervor religioso las milicias jihadistas degüellan, decapitan y asesinan infieles a diestra y siniestra, no importa si musulmanes de otra secta, cristianos, judíos o agnósticos, árabes o no, todo en abierta profanación de los valores del Islam. Al haber avivado las llamas del sectarismo religioso era cuestión de tiempo que la violencia desatada por esa estúpida y criminal política de Occidente tocara las puertas de Europa o Estados Unidos. Ahora fue en París, pero ya antes Madrid y Londres habían cosechado de manos de los ardientes islamistas lo que sus propios gobernantes habían sembrado inescrupulosamente.

De lo anterior se desprende con claridad cuál es la génesis oculta de la tragedia del Charlie Hebdo. Quienes fogonearon el radicalismo sectario mal podrían ahora sorprenderse y mucho menos proclamar su falta de responsabilidad por lo ocurrido, como si el asesinato de los periodistas parisinos no tuviera relación alguna con sus políticas. Sus pupilos de antaño responden con las armas y los argumentos que les fueron inescrupulosamente cedidos desde los años de Reagan hasta hoy. Más tarde, los horrores perpetrados durante la ocupación norteamericana en Irak los endurecieron e inflamaron su celo religioso. Otro tanto ocurrió con las diversas formas de “terrorismo de estado” que las democracias capitalistas practicaron, o condonaron, en el mundo árabe: las torturas, vejaciones y humillaciones cometidas en Abu Ghraib, Guantánamo y las cárceles secretas de la CIA; las matanzas consumadas en Libia y en Egipto; el indiscriminado asesinato que a diario cometen los drones estadounidenses en Pakistán y Afganistán, en donde sólo dos de cada cien víctimas alcanzadas por sus misiles son terroristas; el “ejemplarizador” linchamiento de Gadaffi (cuya noticia provocó la repugnante carcajada de Hillary Clinton); el interminable genocidio al que son periódicamente sometidos los palestinos por Israel, con la anuencia y la protección de Estados Unidos y los gobiernos europeos, crímenes, todos estos, de lesa humanidad que sin embargo no conmueven la supuesta conciencia democrática y humanista de Occidente. Repetimos: nada, absolutamente nada, justifica el crimen cometido contra el semanario parisino. Pero como recomendaba Spinoza hay que comprender las causas que hicieron que los jihadistas decidieran pagarle a Occidente con su misma sangrienta moneda. Nos provoca náuseas tener que narrar tanta inmoralidad e hipocresía de parte de los portavoces de gobiernos supuestamente democráticos que no son otra cosa que sórdidas plutocracias. Hubo quienes, en Estados Unidos y Europa, condenaron lo ocurrido con los colegas de Charlie Hebdo por ser, además, un atentado a la libertad de expresión. Efectivamente, una masacre como esa lo es, y en grado sumo. Pero carecen de autoridad moral quienes condenan lo ocurrido en París y nada dicen acerca de la absoluta falta de libertad de expresión en Arabia Saudita, en donde la prensa, la radio, la televisión, la Internet y cualquier medio de comunicación está sometido a una durísima censura.Hipocresía descarada también de quienes ahora se rasgan las vestiduras pero no hicieron absolutamente nada para detener el genocidio perpetrado por Israel hace pocos meses en Gaza. Claro, Israel es uno de los nuestros dirán entre sí y, además, dos mil palestinos, varios centenares de ellos niños, no valen lo mismo que la vida de doce franceses. La cara oculta de la hipocresía es el más desenfrenado racismo.”

 

 

Sobre la “libertad de expresión ” y otros “valores democráticos occidentales”

http://servindi.org/actualidad/120994?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

 
Traducción del titular: ” El corán es una mierda, no detiene las balas”.

Por Olmedo Beluche

 

8 de enero, 2015.- Digámoslo de salida, para que no haya lugar a dudas y falsos cuestionamientos: condeno la masacre cometida por un grupo extremista islámico contra la revista francesa “Charlie Hebdo“. Pero también considero reprobable las mofas sistemáticas contra el islamismo que hacía la revista bajo la falsa excusa de “libertad de expresión”, que en realidad era una forma embozada de racismo.

 

¿Qué opinaría el lector de una revista que se publique en Madrid, España, por unos muy castizos editores que sistemáticamente hiciera mofa de los “indios” de América, de su cultura, sus creencias y su “Pacha Mama”? ¿Qué opinaría el lector o lectora de una revista que se edite en Nueva York, Estados Unidos de América, por blancos anglosajones y que permanentemente haga burlas sobre los negros africanos, sus costumbres y creencias, como la religión Yoruba, por ejemplo?

 

¿Qué diría usted de una revista que se publique en Londres, Inglaterra, por unos blancos anglicanos que caricaturizaran constantemente a Buda y los budistas como gente bárbara y estúpida? ¿Tendría la misma impresión que si un grupo de supuestos ateos mexicanos deciden hacer caricaturas cada semana sobre la “Virgen de Guadalupe” y traten de ignorantes a sus seguidores?

 

Si el lector o lectora no es un cínico, seguro que ante cada pregunta de las planteadas respondería que la actitud de los editores de tales publicaciones es condenable y que la falta de respeto hacia diversos grupos étnicos, sus costumbre y creencias no debe ser tolerada bajo la excusa de una supuesta “libertad de expresión”, porque en realidad el contenido de ese tipo de mensajes es la transmisión de prejuicios racistas más o menos abiertos o enmascarados.

 

 

Estimado lector o lectora, haga un esfuerzo imaginario de ponerse en los zapatos ajenos (ejercicio mental que cuesta mucho a la mayoría de las personas), en este caso de un musulmán o musulmana, ¿qué impresión tendría usted de las frecuentes burlas al profeta Mahoma por parte de la revista “Charlie Hebdo”? ¿No las consideraría una falta de respeto?

 

Nadie está obligado a creer en la “virginidad de María”, pero lo que no hay duda es que siendo esa creencia uno de los pilares del catolicismo, si un grupo de personas se dedica a burlarse de ella, tendrán razón los católicos de sentirse ofendidos. Así mismo, la consideración musulmana de que el profeta no debe ser representado por la figura humana, menos por una caricatura burlesca, podemos considerarla un mito equivocado, pero hacer sistemáticamente chanzas con el asunto se convierte en falta de respeto hacia la comunidad musulmana.

 

Dicho lo anterior, hay que agregar que lo peor del atentado cometido contra esa revista y sus editores es que no ayuda a la causa de liberación de muchos pueblos de mayoría islámica en el mundo, ni para combatir los prejuicios racistas que instigan a amplios sectores de la sociedad francesa y europea. En vez del terrorismo, el racismo debe ser combatido con la acción de masas, como se ha estado respondiendo en Alemania a la ultraderecha xenófoba por estos días.

 

¿Eran las caricaturas de la revista “Charlie Hebdo” una burla inocente, una forma impoluta de reflexión ciudadana? ¿O esas caricaturas son parte de un andamiaje ideológico para justificar las agresiones imperialistas del gobierno francés y la Unión Europea y la OTAN contra países de mayoría musulmana? ¿Esos chistecitos no fomentaban los prejuicios del ciudadano francés para que vote a favor de políticos que luego mandan aviones y misiles a matar gente en Medio Oriente o África, en defensa de los “valores occidentales”, pero los valores de las Bolsas de Valores y sus empresas?

 

El problema de acciones terroristas como la de ayer es que alienta a que se den golpes de pecho, y apelen a los “valores” “democráticos” “civilizados” y “laicos” de “occidente”, grandísimos criminales y asesinos como Obama, Hollande, Merkel y demás gobernantes de las potencias del norte. Y, lo que es peor, que haya gente que les crea, entre ellos, muchos de “izquierda” bien intencionada.

 

En vez de una docena de personas, esos asesinos de saco y corbata, que gobiernan la Unión Europea y Estados Unidos, que cínicamente se disfrazan de “demócratas occidentales”, han matado y siguen matando cientos de miles de personas, ancianas, mujeres, niños en Irak, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania, para sólo mencionar situaciones actuales. Irónicamente, esos países que las “democracias occidentales” han ayudado a sumergir en la barbarie de la guerra eran los que más habían avanzado en el laicismo y la igualdad de género, mientras que los mejores aliados de “occidente” son las peores dictaduras dinásticas como Arabia Saudita, Catar y el estado racista de Israel.

 

Los valores democráticos tienen su sentido real cuando son instrumento de los oprimidos para luchar por su liberación a favor de una sociedad humana con verdadera igualdad, libertad y respeto para todos. Pero cuando la apelación a esos valores se usa como un instrumento de la dominación de unas naciones sobre otras, de unas culturas sobre otras, de unas clases sobre otras, se han vaciado del contenido progresivo para ser un arma a favor de la injusticia y la explotación.

 

Sí, defendamos el laicismo, la libertad de expresión, el derecho al disenso y la crítica, a opinar diferente, a protestar, a la organización sindical y política y demás valores que hoy por hoy son Derechos Humanos.

 

Pero no me pidan que vaya de la mano de los Obama, Hollande, Merkel, Rajoy y demás criminales, porque ellos son la negación práctica de la democracia, aunque todos los días hagan gárgaras con esa palabra. Ellos han prostituido esos valores convirtiéndolos en lo contrario a los ojos de millones víctimas del imperialismo capitalista en el mundo.

—-
Fuente: Argenpress: http://www.argenpress.info/2015/01/sobre-la-libertad-de-expresion-y-otros.html

Otras noticias:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s