Galería

Acumulación de casos de violencia y represión contra la población agravan crisis institucional Mexicana


http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=83547

 

Marcela Belchior

 

Adital

El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en el Estado de Guerrero, en México, trajo a la luz pública del mundo un contexto mucho más extenso de casos de desapariciones en el país. Componen un cuadro brutal y extenso de casos de violencia sin resolución como las recientes ejecuciones de Tlatlaya practicadas por el Ejército, la masacre de migrantes en San Fernando (Tamaulipas) cometido por un grupo criminal, la prolongada ola de femenicidios en Ciudad Juárez, el incendio del Casino Royale en Monterrey y la dominación delictiva de territorios completos en Michoacán. Tal contexto representa la profunda debilidad política, social y moral del Estado de México y alerta sobre la vulnerabilidad de la población al Poder Público.

 

Población aumenta presión por el esclarecimiento del caso de Ayotzinapa. Foto: Reproducción.

En todos esos casos, la represión en forma de violencia fue practicada por las autoridades estatales y ninguno de los casos fue generado por confrontación de grandes proporciones en protestas u otras manifestaciones públicas que se salieran de control. Se trata de ejecuciones sumarias contra víctimas desarmadas y sometidas al dominio policial o militar.

Después de casi 60 días del ataque a los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, el último 27 de septiembre, se descubrieron más 10 fosas clandestinas con restos humanos en Iguala, municipio donde desaparecieron los estudiantes. Según la prensa local, los familiares de los jóvenes realizaron una excavación en la localidad de La Laguna, con la ayuda de representantes de la asociación civil Ciencia Forense Ciudadanía y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg). Testimonios dan cuenta de que había en las fosas restos óseos y ropa impregnada con sangre.

Todavía no se sabe de quienes son los restos mortales. Parte del material será enviado a la Procuraduría General de la República, para que se realice una pericia. Mientras tanto, las autoridades federales mexicanas afirman además que no se han identificado a los responsables del ataque contra los alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

 

Rechazo al presidente Enrique Peña Nieto se intensifica. Foto: Germán Canseco.

 

Respuesta del Estado: paquete de medidas

Ante este contexto, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto vive una verdadera crisis institucional. Hace sólo dos años como jefe del Ejecutivo, Peña Nieto enfrenta un ambiente político inhóspito, en el que el país sufre caída de la economía, elevación de los índices de inseguridad y violencia y una gran insatisfacción de la sociedad frente a su gestión.

En respuesta, el mandatario mexicano lanzó, el último 27 de noviembre, un conjunto de principios que apuntan a fortalecer el Estado de Derecho en México. Entre las iniciativas están: una propuesta de Reforma Constitucional con el fin de expedir una ley contra la infiltración del crimen organizado en las autoridades municipales y otra reforma para redefinir el sistema de competencias dentro del Derecho Penal.

El presidente propone también la creación de policías estatales únicas, expedición de leyes generales sobre tortura y desaparición forzada, creación de un número teléfono único para auxilio en casos de urgencia, acciones para garantizar el acceso de la población a la Justicia y el fortalecimiento de protocolos y procedimientos para investigaciones exhaustivas en casos de desaparición. En lo que atañe a la Administración Pública, el paquete prevé esquemas de vigilancia de autoridades por parte de los ciudadanos y mecanismos más ágiles para las denuncias de corrupción, entre otras acciones.

Presidente Peña Nieto responde a la crisis con paquete de medidas. Foto: Eduardo Miranda.

El historial del presidente, sin embargo, señala una acumulación de propuestas no cumplidas. Desde su campaña a la Presidencia, dos años atrás, Peña Nieto opta por enfrentar las crisis a través de la divulgación de paquetes de acciones urgentes. La primera vez fue en mayo de 2012, cuando en plena campaña presidencial, fue prácticamente expulsado por la puerta de atrás de la Universidad Iberoamericana, en la capital ciudad de México. Los jóvenes universitarios, indignados con los gastos de su campaña y con la parcialidad de los medios de comunicación comerciales, no dieron tregua a las críticas al postulante para el cargo.

Aún así, él fue electo. De las medidas reunidas en el documento “Por una presidencia democrática”, que ayudaron a disipar las protestas de la juventud mexicana, nada fue cumplido hasta el día de hoy. Después, vendrían anuncios de otros paquetes de medidas: el que prometía mejorar la economía familiar, los que trataban de sacar al país de la crisis económica, el que respondía al agravamiento de la violencia, el que aceleraba la Reforma Energética. La mayoría de los puntos continúan pendientes.

Lea también

Si los cuerpos encontrados en fosas no son de los 43 estudiantes desaparecidos, ¿de quiénes son?

La desaparición forzada en México es política de Estado

Detención de alcalde y esposa acusados de masacre contra estudiantes puede solucionar misterio

 

#SomosCompas

·         Sentencia del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre México (2011 – 2014)

·

·         El Poder Judicial en México se somete y declara orgulloso ante la política criminal del gobierno de Peña Nieto

 

 

Equipo de Trabajo de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CGT
México
www.cgt.org.es
www.rojoynegro.info
www.cgtchiapas.org

 

 

Public statement to the facts ofAyotzinapa in Guerrero-Mexico

 

With all our capacity for indignation: who are daily at work for identity, humanity, peace and love, we condemn the murdercommitted against 43 students teachers in Mexico, Ayotzinapa, State of Guerrero.

The crime, committed against these young people is a crime againsthumanity now and in the future, clearly speaks of practices ofintolerance and savagery , specific to a country where state terrorismcan no longer be denied.

We are witnessing the implementation of a methodology for economicdomination power-in symbiosis with the imperial interests and groups to-institutional-, in order to stifle freedom of expression, drown all resistance and attack any form of opposition to the model imposed inMexico.

That State forces in collusion with drug trafficking kidnap student teachers and “disappear” them to burn them alive, is an act ofbarbarism whose dimension transcends the local and becomes a moralaffront to humanity.

From our space to struggle tirelessly for peace with social justice,because otherwise not be possible to build it, we add our voices to allthat stand demanding justice at such unpardonable barbarism. Enough of unpunished crimes!

We wish to give to the families of the victims our sympathy; and words of encouragement and appreciation to those fighting against  the pillager model installed with violence and barbarism.

The pain of Mexican people is our pain and the peoples of Latin America, that wounded, is moved again against that mourning.

We call on workers of culture to express themselves, organize artistic events to repudiate violence and remember the 43 Mexican students teachers.

Proyecto Cultural Sur
Isla Negra Magazine
International Poetry Festival of Havana, Cuba
World Poetry Festival
Latin American Literary Association of Calgary, Canada

 

 

La COP 20 ha dejado fuera de la agenda temas fundamentales”

http://servindi.org/actualidad/119091?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

 

 

– Cumbre de los Pueblos desarrollará amplia agenda climática de manera paralela a cita oficial.

Servindi, 4 de diciembre, 2014.- “La COP20 ha dejado fuera de la agenda temas fundamentales” afirmó el sociólogo e historiador Nelson Manrique como la crisis de civilización y modelos alternativos de vida, soberanía y transición energética, agricultura y soberanía alimentaria y gestión sustentable del territorio.

“De ahí que las organizaciones indígenas y no gubernamentales de distintas partes del mundo hayan convocado a la Cumbre de los Pueblos, que se desarrollará paralelamente a la cita oficial, abordando temas fundamentales” advirtió el analista en un artículo publicado en el diario La República.

Las funestas consecuencias del cambio climático advertida por diversas instancias cientificas “son fuertemente resistidas por las grandes corporaciones que hacen utilidades depredando el medio ambiente y por sus gobiernos.”

“Grandes multinacionales petroleras financian poderosos think tanks que relativizan la gravedad de la amenaza, buscando retardar la toma de decisiones sobre cuestiones que amenazan la viabilidad de la vida en la Tierra” prosigue Manrique.

“Dada nuestra megadiversidad, somos uno de los países que más catastróficamente van a ser afectados si no se toman medidas drásticas. No se trata de un tema ajeno a nosotros. Por el contrario, nos involucra profundamente, nos guste o no” concluyó el autor.

A continuación el artículo completo de Nelson Manrique:

 

La COP 20 y el porvenir de la Tierra

 

Por Nelson Manrique*

 

La XX Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP20) que se desarrolla en Lima reúne a 10.300 delegados procedentes de 195 países. Ellos deben elaborar un documento base sobre el que debiera suscribirse el 2015 un acuerdo para reducir los efectos del cambio climático, en la COP21 que se celebrará en París. El tema fundamental es cómo frenar la emisión de los gases de efecto invernadero resultado de la combustión de combustibles fósiles.

La COP20 ha dejado fuera de la agenda temas fundamentales. De ahí que las organizaciones indígenas y no gubernamentales de distintas partes del mundo hayan convocado a la Cumbre de los Pueblos, que se desarrollará paralelamente a la cita oficial, abordando temas fundamentales como la crisis de civilización y modelos alternativos de vida, soberanía y transición energética, agricultura y soberanía alimentaria y gestión sustentable del territorio.

Es de recordar que Estados Unidos boicoteó el Protocolo de Tokio de 1997, que establecía que los países industrializados debían reducir sus emisiones de gases invernadero para llegar el 2012 a un nivel 5% menor que el de 1990. China, la mayor contaminadora del mundo, es también hostil a cualquier regulación. Y para el 2012 la situación, lejos de mejorar, se había agravado sustancialmente.

Desde principios del siglo XX la temperatura global en aire, mar y tierra ha aumentado alrededor de 0,8 °C y las dos terceras partes de este incremento se han producido desde 1980. Cada una de las últimas tres décadas ha sido sucesivamente más cálida en la superficie terrestre que cualquier otra década precedente desde 1850, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Proyecciones de modelos climáticos indican que la temperatura superficial global subirá probablemente otro 0,3 °C durante el siglo XXI, si se aprueba mitigaciones estrictas, y 2,6 °C si no se toman medidas drásticas. Las consecuencias de no actuar incluyen una subida en los nivel del mar que desaparecería países completos, una severa desertificación de vastos territorios que incluyen la cuenca del Amazonas, el continuo retroceso de los glaciares, olas de calor, sequías y lluvias torrenciales; la acidificación del océano y una creciente extinción de especies debido a los cambios de temperatura. Las montañas andinas peruanas han perdido por lo menos el 22% de su superficie de hielo desde 1970 y el proceso está acelerándose. Esto afecta especialmente las reservas de agua. La superficie glaciar del país se redujo de 2.041 Km2 a 1.595 Km2, y esto ha ocasionado una pérdida de agua de 7,000 millones de metros cúbicos; lo que consume Lima en 10 años. (http://bit.ly/1tvFAeC).

Estas conclusiones son fuertemente resistidas por las grandes corporaciones que hacen utilidades depredando el medio ambiente y por sus gobiernos. Grandes multinacionales petroleras financian poderosos think tanks que relativizan la gravedad de la amenaza, buscando retardar la toma de decisiones sobre cuestiones que amenazan la viabilidad de la vida en la Tierra, asegurando que estos cambios son parte de los ciclos naturales que se suceden estacionalmente en nuestro planeta, etc. Pero según las evidencias científicas acumuladas nunca se ha producido tal cantidad de cambios con la velocidad y la intensidad con las que se están sucediendo ahora.

El IPCC, evaluando la literatura científica pertinente, aseguraba ya el 2007 que los científicos estaban más del 90% seguros de que la mayor parte del calentamiento global es antropogénico, es decir producido por las actividades humanas, y sobre todo por las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero lanzados a la atmósfera. Para el año 2010 suscribían esta conclusión las academias nacionales de ciencias de todos los países industrializados, responsabilizando a la actividad humana del calentamiento de la atmósfera y el océano, los cambios en el ciclo global del agua, la reducción de la nieve y el hielo, en ascenso de la media global del nivel del mar y drásticos cambios en algunos climas extremos. Para el 2014 los científicos afirman que es extremadamente probable (95-100%) que la influencia humana ha sido la causa dominante del calentamiento observado desde la mitad del siglo XX (IPCC, “Climate Change 2013: The Physical Science Basis – Summary for Policymakers, Observed Changes in the Climate System”).

Dada nuestra megadiversidad, somos uno de los países que más catastróficamente van a ser afectados si no se toman medidas drásticas. No se trata de un tema ajeno a nosotros. Por el contrario, nos involucra profundamente, nos guste o no.


*Nelson Manrique Gálvez nació en Huancayo en diciembre de 1947. Es historiador y sociólogo. Obtuvo una maestría en la Universidad Católica del Perú , y un doctorado en Historia y Civilizaciones en la École de Hautes Etudes en Sciences Sociales de París, en la escuela francesa de posgrado.
—-
Fuente: Diario La República: http://www.larepublica.pe/columnistas/en-construccion/la-cop-20-y-el-porvenir-de-la-tierra-02-12-2014

Otras noticias:

Las energías renovables, por sí solas, no van a salvar el planeta

http://www.telesurtv.net/opinion/Las-energias-renovables-por-si-solas-no-van-a-salvar-el-planeta-20141202-0034.html

 

Por: Arun Gupta

Publicado 2 diciembre 2014

Share on facebookShare on twitterShare on google_plusone_shareShare on email

Te Recomendamos

 

El camino para salir de la destrucción ambiental es tanto rojo como verde.

 

En 1988, el científico de la NASA James Hansen dijo al Congreso que estaba 99 por ciento seguro que la actividad humana está causando el cambio climático. Advirtió que una acción inmediata sobre la reducción de gases de efecto invernadero era necesaria para evitar efectos peores. Desde entonces, el uso de combustibles fósiles, el conductor principal del calentamiento global, ha aumentado constantemente. Los desastres climáticos son ahora una ocurrencia regular, con inundaciones históricas, sequías, olas de calor y tormentas. Hemos llegado al punto de que las emisiones de carbono tienen que ser cortados 80 por ciento o más hasta el 2050 y cerca de 100 por ciento a finales del siglo para evitar una catástrofe global.

La razón de la falta de acción se atribuye al poder de la industria de la energía y sus vínculos con Estados poderosos, militares, y la web de empresas que han colonizado el planeta. La élite cree que puede resistir el calentamiento global, y por desgracia eso es probablemente cierto. Los efectos del cambio climático se producirán a lo largo de una geografía física y social desigual. Los países más capaces de adaptarse son los que tienen la mayoría de la tierra, recursos y riqueza, como Estados Unidos, China, Canadá y Rusia. No es una coincidencia que estos países sean los principales culpables del cambio climático.

En las últimas décadas dramáticos avances se han logrado en la eficiencia y costo de la energía, baja en carbono: eólica, mareomotriz, geotérmica, fotovoltaica, y plantas de energía solar térmica. (No hay tal cosa como la energía libre de carbono, la minería de materiales, la fabricación de componentes, y la construcción de instalaciones de energía verde todavía causan emisiones de degradación y de carbono al medio ambiente, aunque mucho menos que los hidrocarburos.) Dado las subvenciones públicas que, el petróleo, el gas natural, y el carbón reciben desde la exploración hasta la limpieza, las energías renovables son de más  bajo costo que la energía sucia. Una economía de energía verde es totalmente factible. Científicos de la Universidad de Stanford han desarrollado un plan para mover todos los 50 estados de Estados Unidos y 100 con ciento de energía renovable para el año 2050. Los países Occidentales que producen casi todos los gases de efecto invernadero provocados por el hombre, en los últimos 250 años, podrían darse el lujo de financiar la transición en el resto del mundo, teniendo en cuenta sobre todo, lo profusamente que financian  guerras y la rapidez con que rescataron a los sectores bancarios corruptos.

Pero la energía verde por sí misma es poco probable que pueda mitigar el cambio climático, ya que las otras formas de minería y deforestación continuarían. Si una revolución de energía verde reduce drásticamente las emisiones, tendrá un impacto sobre todo el calentamiento global, y limitados efectos sobre la crisis ecológica global que incluye, la pérdida del hábitat, la extinción de especies, la sobrepesca oceánica, y la pérdida de los arrecifes de coral limitado.

Los capitalistas por sí solos no son los culpables de la intransigencia con la energía renovable. La industria del petróleo y el gas afirma crear 9,2 millones de puestos de trabajo, incluyendo agricultura, manufactura, productos químicos, fabricación de automóviles, de vehículos y finanzas. Si bien esas cifras están probablemente infladas, el economista Doug Henwood dice que el sector energético de Estados Unidos representa más de un 7 por ciento del producto interno bruto o 1,1 billones de dólares de la actividad económica. En un informe del 2012, Citigroup estima que la reindustrialización en curso, liderada por la energía en los Estados Unidos, podría producir hasta 3,6 millones de puestos de trabajo para el año 2020.

Muchos estadounidenses están recelosos de una transición a energía verde porque piensan que tendrán que pagar los costos. Es un miedo realista y que las propuestas por lo general implican más impuestos a las emisiones de carbono, que serán cargados al público, mientras se sigue subvencionando a los contaminadores para que reduzcan las emisiones. El resultado es un consenso ideológico entre capitalistas y gran parte de la clase obrera en apoyo de un sector económico que está diezmando la biosfera.

Irónicamente, el problema con la energía renovable es que es tan limpia, que no emplea tantos trabajadores como la economía sucia de los hidrocarburos. La devastación ecológica no es incidental a la industria del petróleo y el gas. Como Naomi Klein, autor de Esto lo Cambia Todo: Capitalismo Contra el Clima, afirma: “Este modelo de negocio está fundamentalmente en guerra con la vida en la tierra”.

Durante un viaje a través de los Estados Unidos en el 2012, mi compañera Michelle y yo comprendimos de primera mano por qué la industria de petróleo y gas está tan arraigada, y por qué una transformación a energía verde tiene que ir acompañada por una transformación social.

Fuera de Youngstown, Ohio, activistas anti-fracking nos llevaron para mirar cómo funciona un pozo de fracking de gas natural. Era como una fábrica en miniatura. El corazón es la torre de perforación y la cabeza hundida profundamente en la tierra. Miles de tuberías de acero y toneladas de cemento se introducen en el pozo para extraer gas. Millones de litros de lodo químico se disparan a través de la tubería para fracturar formaciones de esquisto a miles de metros bajo tierra que mantienen atrapado el gas natural. El fluido-una mezcla de agua, productos químicos tóxicos y materiales sólidos como arena que “apuntalan” y abre la capa de esquisto – queda mezclado en una tolva junto al pozo. Después de que los fluidos del fracking pasan por las grietas de esquisto, el gas natural se filtra hacia arriba mientras el fluido se bombea. El gas se comprime para su transporte, mientras que el guiso de química, mezclada con sales enterradas y material radiactivo, se almacena hasta que sea dispuesto. Alrededor de la plataforma del pozo hay cisternas, contenedores de transporte, pirámides de tuberías de acero, abastecimiento y suministro de camiones y equipos de construcción de alta resistencia.

Acabábamos de explorar la planta de V & M Acero Estrella en el río Mahoning que fabrica miles de toneladas de tubos de acero cada año para fracking. El largo de la planta es de casi media milla, da empleo a más de un millar de trabajadores que fabrican equipos de perforación de petróleo y gas, y que acaban de abrir una nueva instalación para forjar tubería para fracking. Los trabajos de la fábrica no sindicalizados son de los mejores trabajos manuales en la zona, pagan hasta $ 25 la hora.

El fracking se basa en extensas aportaciones. Una almohadilla requiere entre 200 y 2.000 cargas cisterna de productos químicos. Se necesitan decenas de trabajadores para construir, operar y mantener las instalaciones. La tubería, el cemento, los productos químicos y los equipos se fabrican, sobre todo, en los Estados Unidos. El gas natural se enviará fuera, lo que requiere miles de camiones. El equipo pesado destruye carreteras, los residuos del fracking se reinyectan en el suelo o son tratados en plantas de aguas residuales, y los accidentes y derrames regulares necesitan ser limpiados.

El empleo en las industrias de petróleo y gas natural está eclipsado por la salud, servicios financieros, y sectores minoristas, pero representa una gran proporción del crecimiento del empleo. Se estima que unos 569.000 trabajadores están empleados en la perforación, extracción, y apoyo en la industria de petróleo y gas. De 2007 a 2012 se produjo una ganancia neta de empleo de 162.000 puestos de trabajo, más del 10 por ciento de todo el crecimiento del empleo en el sector privado en los Estados Unidos. Además de todo esto, el apoyo auxiliar como camiones, limpieza del medio ambiente, los servicios públicos, la extracción de arena, la química, el transporte y los sectores manufactureros que producen los suministros para las operaciones. Luego están las finanzas, distribuidores de equipos, y otros. Además, el enorme aumento de los suministros de gas natural doméstico ha llevado a muchas empresas a abrir nuevas fábricas en los Estados Unidos, debido a que el costo de la energía baja es a menudo un factor decisivo en la maximización de beneficios.

A diferencia de los reclamos de la industria, el fracking crea puestos de trabajo para los ciudadanos locales, los trabajadores de fuera del estado son propensos a la violencia sexual, agresiones y a conducir ebrios. Al mismo tiempo que inyectan dinero en las economías deprimidas, especialmente en la vivienda, los concesionarios de automóviles, comerciales, bares y restaurantes. El mismo viaje nos llevó a través de Oklahoma, y tuvimos problemas para encontrar un lugar para pasar la noche a lo largo de la Interestatal 40 porque todas las habitaciones del motel fueron ocupadas por los trabajadores de la industria del petróleo y gas, que está experimentando un auge con el fracking. En Dakota del Norte, la renta per cápita ha pasado, de ser uno de las más bajas de los Estados Unidos a una de las más altas en apenas cinco años, el fracking lo ha convertido en el segundo mayor estado productor de petróleo de la nación. Entre los costos hay, comunidades desgarradas por la afluencia de hombres solteros plagados de dinero y agresión. También hay una mentalidad de salvaje oeste en la industria de la energía cuando se trata de seguridad, con una tasa de mortalidad ocupacional en Dakota del Norte de más de siete veces el promedio nacional.

El daño ambiental incluye el envenenamiento de las aguas subterráneas  con productos químicos y  metano, silicosis fatales en las minas de arena y en los pozos, los terremotos causados por el fracking, miles de toneladas de residuos radiactivos de radio en roca de pizarra, y el cambio climático a partir de la quema de gas natural y fugas de metano, un efecto de gas de invernadero más potente que el dióxido de carbono.

Después de salir de Oklahoma nos dirigimos a Los Ángeles. Cruzando las montañas de Nevada, Spring Mountain, camino a California, vimos tres deslumbrantes torres, cada una con más de 450 pies de altura. Miles de espejos en círculos concéntricos inclinados hacia cada uno. Mientras Michelle manejaba a través del cañón del desierto bañado por el sol, busqué en Google lo que habíamos visto. Estábamos en Ivanpah solar, la mayor instalación de energía solar térmica en el mundo. Capaz de generar 392 megavatios en el pico de potencia, se puede suministrar de electricidad a 144 mil hogares en California. La firma de ingeniería global Bechtel construyó la instalación, haciendo alarde de los 2.700 empleados necesarios para la fabricación de todas las torres, espejos y equipo de generación de energía. Escondido fue el hecho de que una vez finalizada la ejecución, las operaciones y el mantenimiento requerido era de 90 empleados. Noventa. Un puñado de pozos fracking probablemente requiere más trabajadores para operar y mantener.

Inmediatamente me di cuenta de por qué la industria de petróleo y gas es tan difícil de desplazar a pesar de la gran necesidad de energía verde: hay una economía política de destrucción. Rasgar, pulverizar y ensuciar la tierra produce puestos de trabajo. Durante el 2010 Deepwater Horizon explotó en el Golfo de México, BP contrató a legiones de trabajadores y barcos de pesca para contener el derrame de petróleo en el mar, más grande en la historia. El trabajo fue inútil y, al parecer contraproducente, extendiendo millones de libras de detergentes en el agua para dispersar el aceite exacerbó el daño. A pesar de que millones de galones de petróleo se derramaron, ensuciando uno de los estuarios más importantes del planeta, hubo un gran apoyo popular para la industria del petróleo y el gas. Aquel mes de julio una manifestación de 15.000 personas se llevó a cabo en Louisiana, en apoyo de la perforación, atrayendo trabajadores petroleros y de otros empleados en los servicios de apoyo. Empequeñecían las protestas contra nuevas perforaciones que rara vez atrajeron a más de unos pocos cientos de manifestantes.

Cuando se trata de la energía renovable, no hay tal cosa como una explosión de viento o un derrame solar. El camino de los hidrocarburos a las energías renovables es de organización social, no de tecnología. Hay una solución maravillosamente simple en teoría pero enloquecedoramente difícil en la práctica: el control social de la producción, distribución y consumo de recursos. Una economía baja en carbono significa menos empleos. Podría suceder en el capitalismo, pero poner más límites de mercado en la distribución de la energía significa exacerbar la privación, tal como lo hace para la vivienda, la salud, la alimentación y la educación. Soluciones ecológicas impulsadas por el mercado sólo desplazarán la destrucción ecológica mientras pueblos empobrecidos recogen lo que pueden de los bosques heridos y llanuras, ríos y mares. Si la humanidad encuentra un camino para salir de la crisis ecológica, descubrirá que ese camino será rojo, así como verde.

 

 

Evo Morales llama a defender la Madre Tierra en la COP 20

http://servindi.org/actualidad/118923?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

 

 

– Criticó a los “países del sistema capitalista” que no ratifican los acuerdos para defender el ambiente.

 

Servindi, 2 de diciembre, 2014.- El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales Ayma hizo un llamado a defender la Madre Tierra en la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP20) que se realiza del 1 al 12 de diciembre en Lima, Perú.

 

Afirmó que el sistema capitalista ha convertido el agua, la tierra, por tanto la vida, en un negocio. “Es nuestra profunda diferencia entre el capitalismo y el socialismo comunitario que impulsamos desde acá”, sostuvo Evo Morales.

 

Calificó al capitalismo de “enemigo de la Pachamama y de la vida” para luego señalar que dicho sistema además “ha envenenado la sangre de la Madre Tierra, que es el agua”. Estas afirmaciones las hizo en un acto realizado en la región andina de Oruro.

 

También reiteró sus críticas a aquellos “países del sistema capitalista” que no han ratificado los acuerdos internacionales de defensa del medio ambiente.

Necesitamos que  nos escuchen

 

“Necesitamos que los pueblos del mundo nos escuchen, que superen la sordera, la ceguera y el egoísmo al que nos ha conducido este modelo capitalista y recuperemos nuestra comunidad, recuperemos la esperanza, la Pachamama y la vida para la humanidad”, agregó.

 

Recordó que en 2010, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó por iniciativa de Bolivia una resolución que reconoce al agua potable y al saneamiento básico como un derecho humano esencial.

 

Por ello, el jefe de Estado de Bolivia estimó que su país es la “vanguardia, con mucha conciencia social, humana y política para defender a la humanidad en las negociaciones sobre el cambio climático”.

Otras noticias:

 

 

Zona de los archivos adjuntos

Vista previa del archivo adjunto FB_20141203_19_30_56_Saved_Picture.jpg

FB_20141203_19_30_56_Saved_Picture.jpg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s