Galería

Felipe Cuevas señaló que su abuelo estaba en la lista del Plan Z. El montaje de un plan que nunca existió – See more at: http://www.radiovillafrancia.cl/felipe-cuevas-senalo-que-su-abuelo-estaba-en-la-lista-del-plan-z-el-montaje-de-un-plan-que-nunca-existio


GOLPE MILITAR CHILE

El Plan Z. Montaje de la Junta Militar y la prensa chilena que justificó el exterminio de miles de personas 

 

El Plan Z vuelve a ser noticia tras las ultimas declaraciones (cada vez mas fantásticas) de Felipe Cuevas, Presidente de la Juventud UDI (partido de derecha chileno), respecto a su breve detención en Venezuela que, según versión de la cancillería chilena, se debió al ser sorprendido fotografiando instalaciones del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) lo que estaría prohibido y encontrarse sin su pasaporte y tan solo con su carnet de identidad chileno, por lo que fue detenido para corroborar sus datos e interrogarlo por las razones de estar en ese lugar. A pesar de las razones de su detención, y que con certeza no habría movilizado a la cancillería chilena y el gobierno bolivariano mas allá de los conductos regulares y debido proceso, si se tratase de otro “chileno/a común”, la presión de la UDI y ciertos parlamentarios de la Nueva Mayoría contrarios al proceso Venezolano, en menos de 48 horas Felipe Cuevas viajaba sin problemas a Chile, relatando una historia que recuerda a la película “Expreso de Medianoche” generándose a si mismo la calidad de “Preso Político” y elevando banderas, junto a su partido, por los DDHH a pesar de su historial reciente vinculados a violadores de DDHH a los que hasta hoy apoyan, como lo confirma su apoyo a los reos militares condenados en el penal “especial” de Punta Peuco.

Hoy en entrevista a Radio Cooperativa, Cuevas, que sigue dando cuenta de su “calvario” como “preso político”, reveló un antecedente que despertó no solo la suspicacia sino también la burla y sorna generalizada, en ella señaló: “Mi abuelo estaba en la lista negra del Plan Zeta”.

Plan que fue parte de un montaje para justificar el Golpe Militar y las sistemáticas violaciones a los DDHH que dio paso a una de las dictaduras mas largas y horrendas vivida en Latinoamérica y, que por lo demás, ha sido no solo cuestionado sino que se sabe con certeza que nunca existió.

El Montaje del Plan Z:

 

A tan solo siete días del golpe militar ocurrido el 11 de septiembre de 1973 en Chile, el diario El Mercurio publicó a ocho columnas: “Ex gobierno marxista preparaba autogolpe”. Según la publicación, el gobierno de Salvador Allende habría desarrollado un plan de asesinato masivo de dirigentes políticos, militares y periodistas de la oposición, plan, según la publicación, que incluía a las familias de dichos “blancos políticos”. El nombre en código era “plan Z”. “Miles de implicados en siniestra operación”, relataba el artículo firmado por Julio Arroyo Kuhn, un periodista muy cercano a los servicios de información de la Marina. Un mes antes había difundido informaciones falsas que demonizaban a los marinos que se habían reunido con los dirigentes de los partidos de izquierda para denunciar el inminente golpe de Estado.

En la investigación periodística de Francisco Herreros: “El primer antecedente del Plan Zeta, el 17 de septiembre de 1973, fue su filtración por el servicio de inteligencia de la Armada al corresponsal en Concepción de los diarios El Mercurio y Las Ultimas Noticias, Julio Arroyo Kuhn, la cual fue difundida en los siguientes términos:

Un plan destinado a decapitar la cúpula militar y eliminar a la oposición al gobierno de Allende, fue descubierto al parecer en los archivos del Palacio Presidencial, se informó en buena fuente“.

prensa dictadura Plan Z

El Mercurio montó la siguiente versión: “El descerrajamiento de la caja fuerte de la Subsecretaría del Interior dejó al descubierto el minucioso plan elaborado para que se cumpliera el 17 de septiembre, a fin de asesinar simultáneamente a los jefes de las Fuerzas Armadas, políticos de oposición, periodistas y profesionales que discreparan con el gobierno depuesto“.

La tesis fue publicada tiempo después (en ese mismo 1973) por el texto del “Historiador” Gonzálo Vial Correa denominado: “El Libro Blanco del cambio de Gobierno de Chile”, que tiempo después se supo fue elaborado por la misma Junta Militar desde la secretaría de gobierno.

El Plan fue el principio de un trabajo de montaje periodístico en conjunto con los servicios de seguridad de la Junta Militar, que tenía como objetivo desinformar para legitimar la dictadura y posteriormente, con “La operación Colombo” y “La Operación Albania” cubrir los asesinatos sistemáticos llevados a cabo por los organismos de seguridad de la dictadura encabezada por Pinochet.

Según un manifiesto del Colegio de Periodista de Chile que vio su luz entre el 2005 – 2006, fija su posición respecto a lo ocurrido durante esos años: “La dictadura con el objeto de desinformar a los chilenos, generó usinas de rumores, montó campañas comunicacionales y utilizó medios de reconocido prestigio en la ciudadanía para engañar al mundo entero”.

Fue el propio Arturo Fontaine Aldunate, en ese tiempo Subdirector de El Mercurio, quien en entrevista concedida a la periodista Mónica González para el diario La Nación, en 1993, declaró sin remordimiento: “No tengo ninguna prueba de que haya existido el Plan Zeta. En ese momento se daba como un hecho cierto. Para mí es hoy una incógnita“.

Al parecer, pues cabe la razonable duda, estamos frente a un montaje comunicacional operado desde la sede de calle Suecia que pretende por un lado “habilitarse” para poder hablar de DDHH, tema siempre complejo para el gremialismo y su relación intima con crimines de Estado, y por otro lado, montar un relato similar al ocupado en 1973 con la busqueda de minar apoyos y desestabilizar el gobierno bolivariano de Venezuela, cuestión que nunca ha sido un secreto por parte de la UDI.

– See more at: http://www.radiovillafrancia.cl/felipe-cuevas-senalo-que-su-abuelo-estaba-en-la-lista-del-plan-z-el-montaje-de-un-plan-que-nunca-existio#sthash.4ZnKdOrV.dpuf

Ante el peor desastre minero de Canadá

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188498

 

 

Rebelión

 

 

Este 4 de agosto de 2014 se ha registrado uno de los desastres mineros más grandes de la historia de Canadá cuando colapsó el dique de colas de la mina Mount Polley, en la provincia de Columbia Británica. Esta mina es propiedad de la empresa Imperial Metals Corp y del petrolero Murray Edwards, una de las personas más ricas del país, quien vio desplomar las acciones de su empresa un 44 por ciento en la Bolsa de Toronto.

El colapso de la presa de jales derramó 15 millones de metros cúbicos de aguas residuales, lodos y metales pesados, lo que equivale a 6 mil piscinas olímpicas vertidas al arroyo Hazeltine que desemboca en el lago Quesnel.

Las autoridades canadienses prohibieron el uso de agua de aguas superficiales y subterráneas a los pobladores locales. El impacto sobre la producción de salmón podría ser irreversible así como otros daños ambientales. Según el Inventario de Medio Ambiente del Consejo Canadiense de Emisiones Contaminantes, la mina Mount Polley generó solo durante 2013, 403 mil kg de arsénico, 38 mil kg de plomo y 600 kg de mercurio, entre otras sustancias tóxicas. Se calcula que tan solo por compensación a los daños ambientales podría superar varios cientos de millones de dólares. El presidente de la empresa ha admitido públicamente que no tiene los recursos económicos disponibles para cubrirlo.

La mina a tajo abierto de cobre, oro y plata opera desde 1997 en medio de otras 50 minas en la provincia donde ya se habían registrado otros derrames y preveía producir durante 2014 alrededor de 47.000 onzas de oro, 44 millones de libras de cobre y 120.000 onzas de plata.

El desastre de la mina Mount Polley casi en el mismo momento que acontecieron otros dos lamentables episodios: el rebalse del dique de colas de la empresa minera Santiago Apóstol, ubicada en Potosí, Bolivia, el cual derramó cerca de 30 mil toneladas de desechos minerales a lo largo de 20 km, y aún no se tiene certeza respecto a cuánto de ese material tóxico llegó hasta el río Pilcomayo. El otro evento se produjo cuando empresa Buenavista del Cobre ubicada en el mexicano estado de Sonora registrara una “falla” en la tubería de una represa denominada Tinaja, derramando 40 mil metros cúbicos de desechos de lixiviados llenos de residuos químicos que afectan directamente las aguas de los ríos Bacanuchi y Sonora, en el norte del país.

Cada uno de estos “accidentes” demuestran los altísimos daños que el Modelo Extractivo Minero ocasiona. Demuestra también el falso discurso “verdes y sustentable” de los empresarios mineros y la nula “responsabilidad social corporativa”, cuando prácticamente desde los inicios las comunidades donde se implantan crean graves enfermedades a la población y terribles conflictos sociales y de inseguridad. Otra conclusión que podemos sacar de estos hechos es la deficiente regulación que ostentan tanto el gobierno canadiense como de los gobiernos de Latinoamérica en materia minera, quienes solapan y protegen a este tipo de megaproyectos en beneficio de las empresas y no de sus poblaciones.

En esas condiciones ¿Qué podemos esperar de los gobiernos y sus regulaciones? ¿Qué podemos esperar de su modelo de “desarrollo”? Y la respuesta es impunidad, corrupción y violaciones a los derechos humanos y colectivos.

Por eso las y los integrantes del Movimiento Mesoamericano contra el Modelo extractivo Minero – M4 manifiesta su enérgico y total rechazo a este modelo de extracción de metales; manifestamos también nuestro repudio y exigimos se les rinda cuentas a los dueños, funcionarios y directivos operadores de las empresas Imperial Metals Corp, Santiago Apóstol y Buenavista del Cobre del Grupo México por los gravísimos daños ocasionados por su negligencia y falta de supervisión.

Denunciamos también la irresponsabilidad de los gobiernos de Canadá, Bolivia y México por la omisión de las leyes nacionales e internacionales en materia de los derechos humanos y colectivos, recurrentemente violentados. En especial hacemos un enérgico señalamiento al gobierno canadiense, quienes a través de sus embajadores y embajadoras en todo el mundo son copartícipes de los engaños y mentiras de las empresas mineras inspcritas en Canadá, a la vez que ponderan y facilitan el enriquecimiento de las mismas y viven plenamente el desinterés por la protección del ambiente y los derechos humanos.

El M4 nos solidarizamos con el pueblo canadiense, boliviano y mexicano y en especial con los pueblos indígenas, que sabemos el daño a su territorio irremediablemente ocasiona a la vez el daño a la vida misma de su etnicidad y cultura.

Hacemos un llamado para seguir fortaleciendo el establecimiento de Territorios Libres del Modelo Extractivo Minero. Redoblemos esfuerzos de los trabajos preventivos para evitar el arribo de la depredación de las empresas mineras en nuestros territorios. Defendamos la vida frente a estos proyectos de muerte. Detengamos este crimen de estado y este crimen corporativo enfrentándolos con la unidad de los pueblos.

De la Patagonia hasta Canadá ¡LA MINERIA NO VA!

Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4)

Ver vídeo magnitud del desastre en Canadá

 


15-08-2014

 

El Ejército impuso la Constitución de 1925

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188299

 

Felipe Portales

Punto Final

 

 

La actual controversia respecto de la necesidad de una nueva Constitución para establecer un auténtico régimen democrático exige -para que sea fructífera- la mayor claridad posible de nuestro pasado constitucional. Y, sorprendentemente, tanto la Constitución de 1980 como la de 1925 -más allá de obvias diferencias de contenido- comparten dos características cruciales: ambas fueron elaboradas por un pequeño grupo designado por un dictador, e igualmente fueron impuestas por el ejército.

En efecto, si bien Arturo Alessandri había sido electo constitucionalmente en 1920 como presidente de la República, luego de volver en marzo de 1925 de su autoexilio en Europa -provocado por un golpe militar en septiembre de 1924- gobernó el resto de su periodo sin Congreso Nacional y con decretos-leyes. Su dictadura fue en conjunto con la oficialidad joven del ejército, liderada por Carlos Ibáñez del Campo, quien ocupaba desde enero de 1925 (producto de otro golpe que desplazó a los oficiales conservadores que se habían hecho del poder en septiembre) el Ministerio de Guerra (Defensa).

Alessandri e Ibáñez representaban los ideales de una clase media emergente que buscaba ampliar la república exclusivamente oligárquica instaurada luego de la guerra civil de 1891. Con ello pretendían, además de incorporar a la clase media al aparato del Estado, convertir a éste en un efectivo agente de industrialización y desarrollo económico, superando las decimonónicas concepciones económicas liberales que confiaban en la inserción solitaria y dependiente del país en el mercado mundial. Pero, a la vez, ambos compartían con los sectores oligárquicos un profundo temor al “empoderamiento” de las mayoritarias y pobrísimas clases populares, sobre todo teniendo a la vista la amenazante y reciente revolución bolchevique, que proponía explícitamente su propagación mundial.

CONTRA OLIGARQUIA Y REVOLUCION

Por ello su lucha se daba en dos frentes. Contra la oligarquía conservadora, que había hecho ya todo lo posible entre 1920 y 1924 para frustrar los intentos reformistas de Alessandri y la Alianza Liberal. Y contra el eventual peligro revolucionario, que podría gestarse desde la Izquierda. El “contragolpe” del 23 de enero de 1925, liderado por Ibáñez, había logrado reprimir hacia marzo los intentos subversivos de la derecha; y había concitado gran apoyo popular al liberar a los presos políticos y establecer la progresividad del impuesto a la renta, los derechos civiles de la mujer y -sobre todo- el Decreto-Ley 261 “en virtud del cual se reduce transitoriamente hasta su cierre, demolición o reparación, en un 50% la renta de arrendamiento de las viviendas declaradas insalubres por la autoridad sanitaria” (Emilio Bello Codesido, Recuerdos políticos. La Junta de Gobierno de 1925. Su origen y relación con la reforma del régimen constitucional , Edit. Nascimento, 1954; p. 161-2).

Sin embargo, lo anterior fortaleció las expectativas y luchas de los sectores populares, lo cual exacerbó los temores oligárquicos y de clase media. Así, una vez llegado de vuelta Alessandri a la Presidencia, se comenzó a endurecer progresivamente el gobierno de facto contra las huelgas y los movimientos populares. Se aprobó una legislación represiva contra la prensa (Decreto-Ley 425 sobre Abusos de Publicidad); se modificó la ley de vivienda a favor de los propietarios de conventillos; y se creó en la policía “una oficina central encargada de controlar la creación, el funcionamiento y todas las actividades de las sociedades obreras” ( La Revista Católica ; 2-5-1925). Por otro lado, en la pampa salitrera los empleadores, con la colaboración de la policía, impedían que se constituyeran sindicatos o lograban que sus dirigentes “fueran arrestados, acusados de alterar el orden público y fomentar luchas civiles, declarados culpables y expulsados de la pampa” (James Morris, Las elites, los intelectuales y el consenso , Edit. del Pacífico, 1967; p. 209).

MASACRE DE LA CORUÑA

Todo esto culminó con el envío al norte de un regimiento en un barco de guerra, para suprimir huelgas en Tarapacá; la declaración de estado de sitio en Tarapacá, Antofagasta y en la zona del carbón; y la feroz masacre de La Coruña -oficina salitrera de Tarapacá- donde se mataron centenares o miles de trabajadores, la que se reseñará en un artículo próximo de esta serie.

Como colofón de esta ola represiva, el ministro Ibáñez envió una circular al Cuerpo de Carabineros que ordenaba: “No debe tolerarse que continúe la prédica contra el orden civil, causa inmediata de la catástrofe de la pampa salitrera (…) Debemos iniciar campaña pro-salud social; perseguir a los chantajistas sociales; a los que se burlan de nuestras glorias militares. Se tendrá en lo sucesivo por los Carabineros mano firme, sin contemplaciones contra los agitadores. Se recomienda a los oficiales se noticien de los malos maestros que explotan a la Patria y conspiran contra ella e informarán a la Comandancia General de Armas (…) que se reduzca a prisión inmediatamente a los manifestantes u oradores que en mítines ofendan a S. E. el presidente de la República, a las autoridades y a las fuerzas armadas, y no permitirán los Carabineros que se ostente otra bandera que no sea la de Chile o la de sociedades con personalidad jurídica. En el futuro se prohibirá enérgicamente se ostente bandera roja, que simboliza la anarquía y el desorden. Se vigilará no se publiquen pasquines o periódicos en que se haga campaña disolvente, se ofenda a las autoridades y se insulte a las instituciones armadas y se incite a la rebelión” (Enrique Monreal, Historia completa y documentada del periodo revolucionario 1924-1925 , Imprenta Nacional, 1929; p. 375).

ADIOS A LA CONSTITUYENTE

En este contexto se diluyó el compromiso de convocar a una Asamblea Constituyente democráticamente electa, enunciado de la oficialidad joven y el propio Alessandri en la idea de generar un nuevo sistema político. En su lugar, Alessandri designó dos comisiones: una pequeña -de quince miembros- destinada a elaborar un anteproyecto de nueva Constitución. Y una grande -de 122 personas- que, si bien teóricamente se diseñó para estudiar las modalidades que tendría la Asamblea Constituyente, solo se reunió finalmente para aprobar el texto; el que luego se sometería a plebiscito.

Ambas fueron designadas íntegramente por el propio Ale-ssandri, con visos de pluralidad pero preocupándose de que fuesen integradas por una gran mayoría de liberales, radicales y democráticos afines a su persona. Esto fue particularmente claro en el caso de la comisión chica. Así, sus miembros fueron -además del propio Alessandri- los liberales Domingo Amunátegui, Luis Barros, José Guillermo Guerra, Pedro Nolasco Montenegro, Eliodoro Yáñez y Héctor Zañartu; los radicales Ramón Briones, Enrique Oyarzún y Carlos Vicuña; los conservadores Romualdo Silva y Francisco Vidal; el democrático Nolasco Cárdenas; el comunista Manuel Hidalgo; y el joven independiente Roberto Meza Fuentes.

Su integrante, Carlos Vicuña, nos ilustra cómo funcionó: “La Constituyente Chica (…) presidida activamente por Alessandri, empezó a producir, artículo por artículo, una Constitución entera. A veces, se copiaba la de 1933; otras, se borraba, enmendaba o interpolaba atrevidamente su texto. Este trabajo lo hizo Alessandri con gran habilidad e intrepidez: cuando se trataba de materias meramente jurídicas o de redacción oía deferentemente las opiniones de todos, pero cuando había de por medio una cuestión fundamental o en que tuviese él su particular punto de vista, con mil artimañas se salía con la suya” (Carlos Vicuña, La tiranía en Chile . Edic. LOM, 2002; p. 314). “Con la suya”, significaba generar una carta fundamental autoritaria-presidencialista.

El hecho es que el texto elaborado impedía virtualmente que el Congreso Nacional aprobara leyes si el presidente de la República se oponía a ellas; ya que esta oposición solo podía ser superada por una muy improbable insistencia de más de 2/3 de los miembros de cada Cámara; y le confería al presidente un pleno dominio de la agenda legislativa, al estipular una prioridad permanente del tratamiento de proyectos presentados por el Poder Ejecutivo si este los consideraba de “urgencia”, es decir, que debían ser tratados en menos de 30 días. Además, eliminaba las interpelaciones del Congreso a los ministros y le permitía al presidente declarar el estado de sitio cuando el Parlamento no estuviese en funciones. Es decir, cuando desde septiembre a mayo no estuviese convocado por el presidente a sesiones extraordinarias.

OPOSICION AL PROYECTO

Esto generó una dura oposición al proyecto de parte de los partidos Radical, Conservador y Comunista y de diversas personalidades liberales. Estas opiniones críticas se hicieron sentir en el seno de la comisión grande, cuando fue citada para pronunciarse sobre el proyecto. Sin embargo, toda oposición fue obviamente “derrotada” luego de la fulminante intervención del miembro de la comisión y comandante en jefe del Ejército, Mariano Navarrete, quien señaló: “No hay necesidad de ser un gran constitucionalista para declarar, sin temor de equivocarse, que los resultados del sistema parlamentario han sido desastrosos para el país (…) El país está harto de la politiquería mezquina y quiere, de una vez por todas, tener un gobierno fuerte, capaz de orientar los destinos de la Nación hacia una era de progreso y bienestar social. Los dirigentes de los diversos partidos políticos en que está dividida la opinión pública deben aprovechar en esta ocasión las múltiples lecciones objetivas que han recibido desde el 5 de septiembre hasta el día de hoy. De ellas deben deducir lo que el país quiere como, asimismo, inclinarse respetuosamente ante su voluntad soberana, pues de otro modo tendremos a corto plazo que hacer, bajo la presión de la fuerza, las reformas que, en representación del pueblo, ha reclamado de modo tan significativo el elemento joven del ejército (…) ¿Qué ocurriría, señores, si las esperanzas de la juventud fueran defraudadas en esta ocasión? No quiero hacer pronósticos desagradables. Dejo a vuestro ilustrado criterio la tarea de formular la contestación de esta delicada pregunta” (Mariano Navarrete, Mi actuación en las revoluciones de 1924 y 1925 , Centro de Estudios Bicentenario, Santiago, 2004; pp. 304-5).

Después de esta amenaza -¡efectuada por un gobierno de facto !- no le quedó otra cosa a la oposición que abandonar la comisión. Luego se hizo un plebiscito que -al igual que en 1980- no cumplió con ningún requisito de una elección libre. Así, de acuerdo al propio Carlos Vicuña, “Alessandri se dedicó a ganar la votación contra viento y marea (…) llenó el país a costa del Estado de una propaganda tendenciosa y profusa. Comprometió autoridades (…) empleados, funcionarios, movilizó el ejército y las policías y persiguió con mano de hierro la propaganda que los partidos políticos pretendieron hacer (…) En Santiago los meetings fueron disueltos por la policía y los oradores radicales arrastrados a la prisión” (Ibid; p. 348). Además, ¡el plebiscito se efectuó con un voto transparente (como la “consulta” de 1978), al hacerse con cédulas de colores!: rojo para el texto impuesto por el ejército en la comisión; azul para un régimen parlamentario modificado; y blanco para el rechazo de ambos. De todas formas, de un total de 302.304 inscritos, solo 127.509 (el 44.9%) votó a favor del texto de Alessandri, el cual obtuvo el 93,9% de los sufragantes.

OPINIONES SOBRE LA CONSTITUCION DEL 25

Por último, respecto del contenido de la Constitución de 1925, resultan muy ilustrativas las opiniones de dos connotadas personalidades -una nacional y otra internacional- que no estuvieron en el fragor de la lucha partidista del momento. Se trata del connotado jurista alemán Hans Kelsen (1926), y del ex presidente Eduardo Frei Montalva (1949).

El primero señaló que “la nueva Constitución chilena es un producto de aquel movimiento antiparlamentario que hoy se propaga también en Europa (…) la Constitución incluye una serie de disposiciones que conducen desde ahí hasta muy cerca de las fronteras de aquella forma que hoy se acostumbra a denominar una dictadura. Esto se observa especialmente en el campo legislativo (…) la tramitación legislativa está regulada en una forma que asegura al presidente una influencia decisiva (…) contra la voluntad del presidente, el Parlamento solo puede imponer su propósito legislativo si persevera en su determinación con una mayoría de dos tercios en ambas Cámaras. Si se trata en cambio de una reforma constitucional, el presidente puede acudir al pueblo en contra de esa mayoría calificada y convocar a un referéndum (Art. 109). Esto significa, en la práctica, que no puede dictarse una ley contra la voluntad del presidente” (Renato Cristi y Pablo Ruiz-Tagle, La República en Chile. Teoría y política del constitucionalismo republicano , Edic. LOM, 2006; pp. 121-2).

El segundo señaló que con dicha Constitución se pasó “a un (Poder) Ejecutivo tan fuerte como tal vez no exista otro, con tal suma de facultades”, que “se convirtió en un régimen presidencial de desmesurada concentración de poderes e influencias”, de tal manera que “el peligro del sistema reside en su tendencia casi orgánica a la dictadura legal del presidente y permite con facilidad que este sea tentado a abusar de sus facultades. Supremo dispensador de beneficios y honores, puede influir de manera desmesurada en la vida del país y, por lo mismo, quebrantar toda oposición o buscar medios indirectos, pero eficaces, de silenciarla” (Eduardo Frei, Historia de los partidos políticos chilenos , Edit. del Pacífico, Santiago, 1949; pp. 201-3).

 

(*) Este artículo es parte de una serie que pretende resaltar aspectos o episodios muy relevantes de la historia de nuestro país que permanecen olvidados. Ellos constituyen elaboraciones extraídas del libro de su autor: Los mitos de la democracia chilena , publicado por Editorial Catalonia.

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 810, 8 de agosto, 2014

revistapuntofinal@movistar.cl

www.puntofinal.cl

 

 


15-08-2014

 

Fidel Castro ya no es un pibe y cumplió felices 88 años

El fidelismo del siglo XXI

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188495

 

Emilio Marín

La Arena

 

 

La revolución cubana triunfante en enero de 1959 tuvo un conductor indiscutible, jefe del Movimiento 26 de Julio, Fidel Castro Ruz, nacido en Birán, el 13 de agosto de 1926. Salta a la vista que la victoria de los barbudos bajados de Sierra Maestra tuvo un comandante que no había cumplido los 33 años.

Lo vivido por ese rebelde con causa, en la lucha guerrillera desde diciembre de 1956 hasta quebrarle el espinazo a la dictadura de Fulgencio Batista. Y antes en el intento de tomar el Cuartel Moncada y el Carlos M. de Céspedes (1953), con la derrota parcial, el juicio y la prisión seguidas del exilio, etc, todo eso le había dejado grandes enseñanzas políticas y de las otras, con olor a pólvora.

En esos años que equivalían a décadas también hay que mensurar la militancia universitaria de Fidel en la Federación de Estudiantes Universitarios, FEU. De ese tiempo se destacan dos incursiones con sentido internacionalista. Viajó a un congreso de estudiantes en Bogotá, que coincidió con el Bogotazo tras el asesinato del líder Jorge E. Gaitán. Producida la revuelta, el caribeño fue parte activa. La otra operación donde estuvo involucrado fue un errático armado de milicias que irían a combatir a la dictadura de Trujillo en República Dominicana.

Esa mezcla de ideales martianos e internacionalistas, de militancia en las aulas y la montaña, del tríptico libro-trabajo-fusil, en la cárcel y el exilio; el orador brillante, abogado y guerrillero de excelente puntería, etc, fue moldeando su personalidad. La suya no era una cualquiera. Fue llamado a citas con la Historia y tan seguro estaba que la tuteó en uno de los juicios más famosos. Sentado en el banquillo, les espetó a los jueces-verdugos: “condenadme, no importa, la historia me absolverá”.

Y tenía razón. El 16 de octubre pasado se cumplieron 60 años del alegato tan famoso, cuando fue su propio abogado. Más que absuelto parece que la historia le dio la razón y varios premios. A Batista sólo se lo recuerda porque es el tirano que derrocó Fidel; de no ser así nadie retendría su nombre.

Líder excepcional

Castro se ganó a pulso, por sus propios esfuerzos, el alto lugar de consideración en que lo puso su población. Siendo un niño debió vivir lejos de su casa para ir a la primaria y luego, también en soledad, fue alumno de los jesuitas. Su militancia en la Universidad lo puso en trance de perder la vida frente a patotas y policías de gobiernos conservadores y de Batista. Tras el fracaso militar del Moncada salvó la vida gracias a un militar que no lo fusiló ni lo entregó a otros para que lo hicieran. Más de 70 moncadistas fueron asesinados luego de haberse rendido, fraguándose “enfrentamientos” (la dictadura argentina en 1976 utilizó ese libreto). De esos días de templanza salió fortalecido, embebido más del pensamiento de José Martí, el “autor intelectual” del asalto.

De Granma en diciembre de 1956 desembarcaron 82 guerrilleros pero de la primera emboscada sólo sobrevivió una decena. ¿Cómo hizo para tomar el poder cinco años, cinco meses y cinco días después del Moncada?

Y sobre todo, ¿cómo hizo para pilotear la construcción del socialismo a 90 millas de Estados Unidos, la principal potencia mundial?

La suya ha sido la pelea de David contra Goliat, sobre todo desde febrero de 1962, cuando el mal vecino decretó un bloqueo total. No le compró ni una libra de azúcar ni de níquel, ni envió un barril de crudo para refinar, ni vendió medicinas ni equipos médicos ni inversiones. Nada. Con la expulsión de La Habana de la OEA, tramitada por Washington en Punta del Este y otras citas de cancilleres, y sólo resistida por México, se dio por hecho que la fruta caribeña no tardaría en caer.

Como ese fruto se mantenía firme en el árbol, la CIA agitó la rama brutalmente para que cayera. Armó la incursión contrarrevolucionaria en abril de 1961, que desembarcó en Bahía Cochinos. Y allí estuvo el barbudo, ahora recibido de comandante en jefe, disparando con un tanque a los barcos y aviones enemigos.

De resultas de esa agresión y en vísperas de la victoria cubana de Playa Girón, el fortalecido dirigente proclamó el carácter socialista de la revolución.

Un país relativamente pobre, ahora con 11.5 millones de habitantes, le sigue diciendo al imperio, de una población de 316 millones de personas y un PBI de 15 billones (millones de millones) de dólares: “Patria o muerte, venceremos”.

644 intentos

La seguridad del Estado cubano es muy eficiente y se adelanta a los planes de terrorismo e infiltración de la CIA, el Pentágono y el Departamento de Estado.

Por ejemplo, detectó en 2009 la infiltración del espía estadounidense Alan Gross y condenado a 15 años de prisión luego de un juicio con todas las garantías. La USAID, o sea la CIA, armó una red Twitter ilegal llamada ZunZuneo, pero ese pajarraco entró en la jaula. Formaron jóvenes latinoamericanos para infiltrar a la juventud cubana y cosecharon otro fracaso. Armaron redes de periodistas “democráticos” y la seguridad cubana los descubrió cobrando salarios en la sede de la SINA en el Malecón, lo mismo que a las damiselas de Blanco, que nunca tuvieron virginidad política.

Fidel ha sido un blanco esquivo a los planes para matarlo que concibieron en el cuartel general de la inteligencia en Langley, Virginia. La estadística cuenta 644 intentos de asesinato de aquella procedencia. Está bien que la CIA ha tenido algunos jefes bastante imbéciles, caso de George Hebert Bush, luego presidente. De cualquier modo es una maquinaria temible, pero con Fidel y los cubanos han mordido el polvo, como algunos de sus grandes equipos de béisbol de las Ligas profesionales, frente a peloteros cubanos que se jugaban por la patria, no por los dólares.

¿Que tiene Fidel?

Una consigna muy cantada en los encuentros de solidaridad con Cuba, es “¿Qué tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él?”.

Y lo que tiene es que ha hecho respetar el nombre de Cuba en el mundo, por sus logros científicos, médicos, educacionales, culturales y deportivos. El país andaba a los tumbos en el pelotón de retaguardia hasta 1959 y ahora califica entre los mejores.

Que el índice de mortalidad infantil sea del 4.2 por mil nacidos vivos es uno de esos logros, reconocidos por la Organización Mundial de la Salud y la OPS. Y lo que es tanto o más importante, Cuba no se contenta con salvar vidas suyas y colabora con otros países. Un amigo haitiano, Henry Boisrolin, volvió a Puerto Príncipe tres días después del terremoto de 2010. Sus compatriotas, conmovidos por el trabajo de esos profesionales, le decían: “después de Dios, los médicos cubanos”.

Debe ser por eso que Fidel Castro, cubano de pura cepa, es un estadista que otros pueblos y países sienten como paisano suyo o íntimo pariente. Hugo Chávez lo llamaba “padre” y Evo Morales se siente parte de su familia, aunque no nacieron en Birán.

Más allá de diferentes árboles genealógicos, los programas educacionales anticipados genialmente en “La historia me absolverá”, y llevados a cabo en 30 países en forma de alfabetización con “Yo sí puedo”, con el que aprendieron a leer y escribir más de cinco millones de personas, han aumentado sensiblemente el padrón de la familia Castro Ruz.

Es el fidelismo del siglo XXI.

Hombre de fortuna

La revista norteamericana Forbes publicó en 2004 una mentira monumental: el presidente cubano estaba en la lista de multimillonarios. Sin una sola prueba, dos años más tarde lo ubicó séptimo en el ranking con un patrimonio personal de 900 millones de dólares.

Era el tiempo de George W. Bush. Fidel desafió a Forbes y a la CIA que promovía esas calumnias: si demuestran que yo tengo ese dinero, renuncio ya. Eran mentiras y el supuesto millonario siguió gobernando en forma sencilla hasta 2008, cuando por razones de salud debió ser reemplazado por el segundo secretario, Raúl Castro.

El cubano pudo ser un hombre de dinero, toda vez que en el libro “Fidel, Guerrillero del tiempo”, de Katiuska Blanco, cuenta que sus padres tenían en Birán 800 hectáreas de excelentes terrenos y además otras tierras arrendadas por 11.700 hectáreas. Era un patrimonio más que interesante, pero la revolución encabezada por él hizo la reforma agraria para los campesinos sin tierras. Y la fortuna familiar se terminó, conciente y alegremente, algo que Forbes ni Bush ni muchos podrán entender y muchísimo menos imitar. A ver si los Bush van a renunciar a una sola acción petrolera en Texas…

Fidel está ligado a Argentina, no sólo por su profunda amistad con Che Guevara. Realizó visitas en 1959, en 1995 a la Cumbre de Bariloche, en mayo de 2003 a la asunción de Néstor Kirchner en Buenos Aires y en julio de 2006, a la cumbre del Mercosur en Córdoba.

Por eso también en Argentina se le cantó el cumpleaños feliz, a la distancia. Como el tiempo pasa, inexorable, Diego Maradona ya está jubilado. De lo contrario es posible que le hubiera dedicado su inolvidable gol a los ingleses. Habría sido un lindo regalo para quien en Bogotá (1948), en 1982 y hasta hoy es de los aliados más firmes de Argentina en su reclamo por Malvinas.

Fuente original: http://www.laarena.com.ar/opinion-fidel_castro_ya_no_es_un_pibe_y_cumplio_felices_88_anos-120151-111.html

Fidel: una vida dedicada al bien
Conocí a Birán, aquel lugar hoy todo historia, porque había nacido cerca de allí, en Barajagua; y no escaparon en mis recorridos de joven, ni esa tierra, ni caballería, en la carretera hacia Cueto; o el Saíto y Pontesuelo, menos cercanos a la única carretera de entonces, la Central, que serpenteaba extensos campos desde Holguín hasta Mayarí.

Felicidades al hombre que nos enseñó a vencer
Los primeros recuerdos que tengo de Fidel son aquellos discursos enormes que no me dejaban ver los muñequitos y se alargaban mucho más allá de la hora de la novela. Desde entonces, me preguntaba cómo aquel hombre podía hablar tantas horas sin parar, y mantener al auditorio, a pesar de las horas, en vilo, dispuesto al aplauso al final de cada frase magnífica.

Berlín: Inauguran exposición fotográfica “Fidel es Fidel”

http://www.cubadebate.cu/?p=454041

 

En este artículo: AlemaniaExposiciónFidel Castro RuzRoberto Chile

14 agosto 2014 | 1 |

4

Tríptico 3, 2010. Foto: Roberto Chile.

La muestra de fotografía “Fidel es Fidel”, del destacado documentalista, fotógrafo y promotor de arte Roberto Chile, quedó inaugurada en la Galería “Art Stalker”, en el distrito de Charlotemburgo de la capital germana. Esta exposición, con motivo del 88 cumpleaños del Comandante en Jefe, está compuesta por más de 30 instantáneas tomadas por Chile, que reflejan aspectos trascendentales e históricos del líder de la Revolución cubana como símbolo épico y ejemplo de los hombres que luchan toda la vida. La inauguración fue complementada con la proyección en premier para Alemania de documentales realizados por el propio artista, donde se reflejan el quehacer revolucionario de Fidel a lo largo de la histórica, así como su vinculación con el pueblo.

Durante la inauguración, Jenifer Spruß, directora de la Galería y curadora de la exposición, agradeció la posibilidad de presentar las obras en esa sede, al tiempo que destacó su importante valor histórico. Ada María de Boer, iniciadora del proyecto y también curadora, leyó un mensaje de Roberto Chile a los asistentes, que recogió el agradecimiento del artista a todos aquellos que hicieron realidad este proyecto, que serviría para lograr un acercamiento del público alemán a la figura de Fidel. Héctor Corcho Morales, encargado de los asuntos culturales de la Embajada de Cuba en Alemania, destacó la calidad artística de las fotos y de toda la obra de Roberto Chile y enfatizó en la trascendencia de esta muestra, que se inaugura paralelamente en La Habana como parte de los festejos por el 88 cumpleaños del Líder de la Revolución.

La apertura de la actividad estuvo a cargo del chelista cubano Douglas Vistel y cerró con el grupo “Havanna Feeling”, que interpretó genuinos ritmos cubanos. Asistieron más de un centenar de invitados entre los que figuraban miembros del cuerpo diplomático, grupos de solidaridad, cubanos residentes, funcionarios alemanes, medios de prensa y otros sectores.

(Tomado de CubaMinrex)

 

Dolor por Gaza

Javier Bauluz

14-08-2014
Israel rompe inmediatamente nueva tregua de cinco días

14-08-2014

 

Carta de un veterano del ejército israelí

“El actual asalto israelí contra la población de Gaza es una fase más de la colonización sionista y la ocupación de Palestina”

Michael Kramer

14-08-2014
El metro de Gaza

Uri Avnery

13-08-2014
Estados Unidos comete crímenes de guerra en Gaza

Chris Fry

13-08-2014

 

más noticias…

Cuba
Calientes vínculos entre patrocinadores de enviados por USAID a Cuba y la “disidencia”

 
EE.UU.
Washington: encuerados sus planes contra Cuba

Ángel Guerra Cabrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s