Galería

La “moral” del soldado judío


eduardo galeano

El llamado “conflicto de Gaza” suele agitar un confuso entrecruzamiento de prismas, datos, ángulos de mira, obsesiones, disciplinas (o “relatos” y “lecturas”, como se dice ahora) que sutilmente, abrumándonos con la inquietante presencia del sheriff Woody y el discurso del gran filósofo sionista Buzz Lightyear, busca remontarnos hasta el infinito… “¡y más allá!”

Si el apotegma es válido, habrá que sopesar la cósmica energía de las mujeres de Gaza que nos interpelan, mirando al cielo con los brazos abiertos y las ropas empapadas con la sangre de sus hijos. ¿Verdades y mentiras? El comentarista se resiste a ensayar la cínica y “serena imparcialidad” de los que renuncian a fijar las verdades y mentiras de los hechos.

Hacia finales del siglo XIX, un pensador al que las razones de Occidente trastornaron sus facultades, dijo: “No hay hechos. Sólo hay interpretaciones” (Nietzsche). Cosa que neoliberalmente suena “razonable”, pues nos permite permanecer equidistantes (¿cómplices?) frente al drama de un pueblo que se niega a desaparecer bajo el “fuego humanitario” de los invasores que ocupan su tierra desde 1948. El plural se justifica: sin el respaldo criminal de Estados Unidos y la Unión Europea, no existiría el enclave neocolonial llamado “Israel”.

¿”Árabes” versus “judíos”? ¿Hamas versus Netanyahu? Simplistas y reduccionistas, abstenerse. Porque así como las “democracias occidentales” fueron cómplices junto con Alemania nazi de la suerte de los judíos en Europa central, ningún Estado “árabe” se muestra hoy apurado en ayudar a Palestina. Con excepción de Irán, país islámico, pero no “árabe” que, cuando se llamaba Persia, salvó a los judíos en dos ocasiones: con Ciro II (Libro de Esdrás), y Jerjes I (Libro de Ester).

La Biblia guarda inconmensurable valor literario. No obstante, su valor historiográfico es nulo. Así es que en 2014… hechos. Por un lado, la entidad ultranacionalista inventada siglo y medio atrás por el sionismo. Por el otro, pueblos que para dicha o desdicha nacieron en Palestina, y que desde la publicación de Autoemancipación, del polaco Leo Pinsker (1882), y El Estado judío, del austrohúngaro Teodoro Herzl (1895), fueron maldecidos con dolosas interpretaciones del Antiguo Testamento.

Con esa “moral”, los soldados del ejército que se jacta de ser “el más ético del mundo” asesinan a bebés, mujeres y ancianos, destruyen escuelas y hospitales, disparan con artillería pesada, lanzan bombas de racimo y proyectiles revestidos con uranio “enriquecido”, y han convertido “la venganza en un valor occidental aceptable” (Gilad Atzmon).

En 2007, el diario Haaretz de Tel Aviv publicó un reportaje acerca de los soldados judíos que usan camisetas, gorras y sudaderas exaltando el asesinato de embarazadas palestinas. En el batallón Lavi, por ejemplo, un soldado mostraba en su camiseta a una joven palestina magullada, con el lema: “Apuesto a que te han violado”. En la brigada Givati, otro militar lucía en la suya el lema: “Un disparo, dos muertes”, inscrito bajo un dibujo de un punto de mira que apunta al vientre de una palestina embarazada vestida con la típica túnica islamita.

Al ser preguntado, el militar admitió con cinismo: “Hay gente que cree que no está bien. Yo también lo creo, pero no significa nada. Nadie va a disparar a una mujer embarazada”. Luego, en 2007, se hicieron camisetas con el lema “Más pequeño, más difícil”, en la que había el dibujo de un niño con la leyenda: “Es un niño, así que tienes más problemas a nivel moral, y además el objetivo es más pequeño”.

Otra de las camisetas fue encargada por una unidad de francotiradores, y llevaba el mote “Mejor usa Durex”, junto a un bebé palestino muerto con su oso de peluche al lado, y su madre llorando junto a él. Otra más mostraba la supuesta evolución de un niño palestino que crece hasta convertirse en miliciano. La leyenda rezaba: “No importa cuándo comience. Le pondremos fin”.

En el reportaje, los mandos de cada unidad afirmaron “no tener control”.

Aseguran que ese tipo de prendas están prohibidas en ciertas unidades, pero son permitidas en otras. La oficina de relaciones públicas del Tsahal (Ejército de Defensa, sic) se justificó diciendo que si bien son de “mal gusto” (sic), se trata de “…ropas privadas, impresas en empresas privadas, a petición privada de los soldados que terminan los cursos”.

Millones de judíos del mundo que empiezan a sospechar adónde conducen tales métodos de impunidad y gratuita crueldad se atreven a “pensar distinto”. Sin embargo, raros son los judíos “antisionistas” (de “izquierda” o “derecha”) que cuestionan la naturaleza asesina del “Estado de Israel”. Algunos creen que la solución radica en los “dos estados”. Y otros esperan algo así como “la paz” sin vencedores y vencidos.

¿Y todo ese horror ilustrado para qué? Para mantener a salvo económica y políticamente rentable el “antisemitismo” y “defender” la inviabilidad de un despropósito: la “identidad” colectiva judía.

(Tomado de La Jornada)

Video de israelíes en Tel Aviv: “¡Mañana no hay escuela, ya no quedan niños en Gaza!”

Mientras Gaza llora los niños asesinados en los ataques de Israel, decenas de manifestantes derechistas salen a las calles de Tel Aviv a celebrar los avances del Ejercito israelí profiriendo cánticos racistas.

En el video, grabado el 26 de julio, se pueden ver grupos de nacionalistas israelíes de derecha en las calles de Tel Aviv que, portan banderas de Israel, se burlan de los numerosas muertos palestinos, especialmente niños.

La melodía se asemeja a la de los típicos cantos de las hinchadas de fútbol, pero la letra es mucho más preocupante y   dolorosa: “Mañana no hay escuela, ya no quedan niños en Gaza! Olé, Olé, Olé, Olé”.   “Gaza es un cementerio!” o “Muerte a los árabes!” fueron otras consignas coreadas por la muchedumbre en el video.

Los manifestantes derechistas profieren además insultos dirigidos directamente contra Ahmed Tibi y Haneen Zoabi, dos palestinos con ciudadanía israelí y miembros del Parlamento. “Odio a Tibi el terrorista. ¡Tibi está muerto! ¡Tibi está muerto! ¡Tibi está muerto! […] ¿Quién se pone nervioso, lo oigo? Zoabi, es la Tierra de Israel. Es la Tierra de Israel, Zaobi. Es la tierra de los judíos. Te odio, de verdad, Zoabi. Odio a todos los árabes.”

Según los datos de la Oficina de las Naciones Unidas Para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el 26 de julio, día en que fue grabada la protesta, como resultado de los ataques israelíes ya habían muerto más de un millar de palestinos, entre ellos 200 niños.

LEER MÁS:  Fuertes imágenes: Al menos 10 niños mueren en ataque aéreo de Israel contra Gaza  

Franja de Gaza, 28 de julio de 2014

Franja de Gaza, 28 de julio de 2014

Franja de Gaza, 28 de julio de 2014

Franja de Gaza, 28 de julio de 2014

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/135364-video-israel-canticos-racistas-ninos-gaza?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_weekly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s