Galería

Armagedón en Gaza


Por Roger Rodriguez .

 

La imagen, es un homenaje del artista israelí Amir Schiby a los niños que viven en zonas de guerra, luego de lo ocurrido el pasado 16 de julio a Ahed Atef Bakr (10 años), Zakaria Ahed Bakr (10), Mohamed Bakr Ramez (11), e Ismael Mohamed Bakr (9), asesinados sobre la playa de Gaza por un misil disparado desde una lancha militar israelí a 300 metros de la costa 

LA NIÑA / EL GRITO

En la playa hay una niña, la niña tiene familia
Y la familia una casa.
La casa tiene dos ventanas y una puerta…
En el mar, un acorazado se divierte cazando a los que caminan
Por la playa: cuatro, cinco, siete
Caen sobre la arena. La niña se salva por poco,
Gracias a una mano de niebla,
Una mano no divina que la ayuda. Grita: ¡Padre!
¡Padre! Levántate, regresemos: el mar no es como nosotros.
El padre, amortajado sobre su sombra, a merced de lo invisible,
No responde.
Sangre en las palmeras, sangre en las nubes.
La lleva en volandas la voz más alta y más lejana de
La playa. Grita en la noche desierta.
No hay eco en el eco.
Convierte el grito eterno en noticia
Rápida que deja de ser noticia cuando
Los aviones regresan para bombardear una casa
Con dos ventanas y una puerta.

MAHMOUD DARWISH
http://es.wikipedia.org/wiki/Mahmoud_Darwish
(Ramala, agosto del 2006).

Plomo fundido

BALAS
en la noche de luna
llena surcaron las colinas
y los caminos.

Balas
chocaron contra los muros
y golpearon las puertas y las ventanas.
Iban dirigidas a los corazones y a las entrañas.

Balas
por detrás de las piedras,
a través de los desfiladeros,
por detrás de los sacos de arena.

Balas.
Se esparcen por las piedras arrayanes de sangre
y se pegan adornos de sangre en las paredes.

Balas
y gelignita
arrojan los cuerpos a las hienas.

Sembramos el trigo pero no lo recogimos,
regamos las vides pero no bebimos el vino.

En vano se bañó nuestra noche con la fragancia de los naranjos.
Nuestra sangre corre por la tierra roja
y sobre las piedras.
Buscad nuestras manos bajo los ejércitos de hormigas.

Cerrad las puertas,
apartaos de las ventanas,
ocultaos de la luna,
protegeos de la noche.

Pero las puertas son de madera
y las ventanas no se construyen para evitar
el aire, la luna,
la gelignita
y los colmillos de las hienas.

El corazón es de hierro pero
para las balas, la gelignita y los colmillos
es más débil que la madera.

Los brazos de Fátima rodean el cuerpo de Hasan:
una alberca de sangre,
y del padre de Hasan no queda
más que el qunbaz hecho jirones.

Buscadlos bajo las piedras
y juntad los brazos a los cuerpos.
Sembramos el trigo pero no lo recogimos,
regamos las vides pero no bebimos el vino.
En vano se bañó nuestra noche en la fragancia de los naranjos.

Nuestra sangre fluye por la tierra roja
y sobre las piedras.
Buscad nuestras manos bajo los ejércitos de hormigas.

Balas
golpean las piedras.
Gelignita.
La noche se desgarra
entre nuestros olivos y viñas.  

YABRA IBRAHIM YABRA
http://es.wikipedia.org/wiki/Jabra_Ibrahim_Jabra
(Del poemario Tammuz fi l madina (Adonis en la ciudad). Beirut, 1959).

.

CONVEXA

TE QUIERO COMO AMA LA MUERTE

Más pesado,
Más bajo,
Cargo con mi experiencia y me marcho.
Mientras seas la cima del mundo,
Mientras la superficie de la tierra sea convexa,
Descenderé y me alejaré,
Descenderé y me alejaré.

Un día las arenas movedizas me engullirán,
Me hundiré poco a poco
En la oscura eternidad de tu amor,
Perderé el conocimiento,
Me esconderé de las miradas,
Las masas asistirán a la celebración de mi muerte,
Los aventureros y los poetas me envidiarán
Y tú
Arrojarás una nueva joya
Al cofre de tus mártires.

Te quiero,
No te arrepientas,
No tiendas la mano para socorrerme,
Permíteme quererte
Como ama la muerte.
Te quiero como ama la muerte.

SAMIH AL QASIM
http://es.wikipedia.org/wiki/Samih_al-Qasim 
Traducción del árabe por: María Luisa Prieto
.

 

OLIVOS

SOBRE UN TRONCO DE OLIVO

Porque no tejo lana.
Porque todos los días estoy expuesto
a la orden de arresto;
y expuesta está mi casa
a que la policía la visite
para su “saneamiento”.
Porque no puedo comprar ni papel,
grabaré todos mis secretos,
sobre un olivo,
en el patio de mi casa.
Grabaré mi historia
y los actos de mi drama,
mis quejidos
encima del naranjal
y de las tumbas de mis muertos.
Y toda la amargura que he gustado,
que borrará
un décimo tan sólo de la dulzura próxima.
Grabaré el número
de cada trozo hurtado a nuestra tierra,
los límites y el sitio
de mi pueblo,
las casas de sus gentes destruidas,
mis árboles arrancados,
y todas las flores silvestres pisoteadas.
Los nombres de los que se han hecho maestros
en retorcer mis nervios;
los nombres de las cárceles,
toda clase de argollas
que me ataron las manos.
Grabaré los dosieres de mis guardias
y las injurias todas
vertidas sobre mí:
Escribiré: “Kufr Qasim, no te olvido”
Escribiré: “Der Yasín, hunde en mí tus recuerdos”
Escribiré: “Llegamos a la cima de la tragedia” […]

TAWFIQ ZAYYAD
(Mz. Montávez-Sobh, 1969: 33-34).
http://es.wikipedia.org/wiki/Tawfiq_Ziyad

PALESTINA

ENAMORADO DE PALESTINA

Y juro:
Que he de hacer un pañuelo de pestañas,
donde grabar poemas a tus ojos,
y escribir una frase
más dulce que la miel y que los besos:
“¡Que Palestina era… Y sigue siendo!”
Palestina de ojos y tatuajes.
Palestina de nombre.
Palestina de sueños y de penas.
Palestina de pies, de cuerpo y de pañuelo.
Palestina en palabras y en silencio.
Palestina de voz.
Palestina de muerte y nacimiento.
Te llevé, como fuego de mis versos,
En mis viejas carpetas.
Te llevé de alimento en mis viajes.
Y te llamé gritando por los valles.

MAHMUD DARWISH
http://es.wikipedia.org/wiki/Mahmoud_Darwish 
(Mz.Montávez-Sobh, 1969: 67-68)

 

MARIPOSA

CADÁVERES ANÓNIMOS

Cadáveres anónimos.
Ningún olvido los reúne,
Ningún recuerdo los separa…
Olvidados en la hierba invernal
Sobre la vía pública,
Entre dos largos relatos de bravura
Y sufrimiento.
“¡Yo soy la víctima!”. “¡No, yo soy
la única víctima!”. Ellos no replicaron:
“Una víctima no mata a otra.
Y en esta historia hay un asesino
Y una víctima”. Eran niños,
Recogían la nieve de los cipreses de Cristo
Y jugaban con los ángeles porque tenían
La misma edad… huían de la escuela
Para escapar de las matemáticas
Y la antigua poesía heroica. En las barreras,
Jugaban con los soldados
Al juego inocente de la muerte.
No les decían: dejad los fusiles
Y abrid las rutas para que la mariposa encuentre
A su madre cerca de la mañana,
Para que volemos con la mariposa
Fuera de los sueños, porque los sueños son estrechos
Para nuestras puertas. Eran niños,
Jugaban e inventaban un cuento para la rosa roja
Bajo la nieve, detrás de dos largos relatos
De bravura y sufrimiento.
Luego escapaban con los ángeles pequeños
Hacia un cielo límpido.

MAHMUD DARWISH
http://es.wikipedia.org/wiki/Mahmoud_Darwish
Del poemario: La ta´tadhir ´ammâ fa´alta (No pidas perdón), 2004
Traducción del árabe: María Luisa Prieto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s