Galería

Edicion Especial: 31 Aniversario dela liberacion interrumpida. Recibimos tu legado historico y politico, Comandante Marcial. Te juramos luchar mas por la Liberacion Popular y Social Hacia el Socialismo LPS


EEspecial 31 aniversario

No hay más humanismo que el de los hombres y mujeres que luchan cada dia por la liberación de nuestro pueblo centroamericano

A lo largo de la experiencia revolucionaria ha sido relativamente fácil interpretar el ejemplo de heroísmo y consecuencia más grande: entregar lo más valioso- la vida – por la revolución.  Lo hicieron Farabundo Martí, el Che, Allende; lo hicieron revolucionarios sandinistas, guatemaltecos, costarricenses, hondureños, mexicanos, de Brasil, Uruguay, Chile, Argentina, Venezuela, bolivia, Ecuador, Perú. Y quizá no hay lugar del mundo, de los cinco continentes, donde no se haya derramado la sangre de héroes y mártires por la revolución.

Al Comandante Marcial le correspondió, como a tantos de sus compañeros/as que le precedieron durante 13 años, resolver el dilema de Revolución o muerte.

Enfrentado al inminente despojo de su deber de continuar la lucha por la revolución; con la oferta de sobrevivir anónimamente, hasta envejecer y morir en algún lugar, con la  perspectiva de sufrir por el deber incumplido, resolvió con mucho dolor (que puede casi tocarse al leer su última carta, la que se hizo pública). Con mucho dolor, pero con determinación resolvió consecuentemente el dilema Revolución o muerte.

Como era predecible, sus enemigos de siempre, sus detractores, sus ex compañeros condenaron su decisión y procedieron a matarlo política e ideológicamente.

Por otra parte, a lo largo de estos 31 años, hubo y hay buenas personas, con buenas intenciones, que se preguntan por qué Marcial se suicidó. Vivo, dicen, podría haber rescatado lo rescatable.

 

Marcial era un compañero probado durante cuatro décadas y, más recientemente, durante 13 años de las FPL. Creemos pues, que en aquellas agobiantes circunstancias, probablemente habrá valorado la viabilidad del mencionado rescate.

Al examinar los documentos, entrevistas, y discursos de Marcial, de 1981 hasta su carta del 12 de abril de 1983, se nota su usual coherencia, consistencia y cohesión firmes con respecto a los fundamentos de la estrategia y del proceso.  Lo destacable es su énfasis en dichos fundamentos, su insistencia en esos temas.

Además,  son sintomáticas: su estadía en Chalatenango después de la reunión del Comando Central en agosto de 1981; sus previsiones en lo orgánico (contacto y coordinación con compañeros de dirección intermedia en el pais); la elaboración de los Cuadernos y su promoción entre un grupo de seguidores de la línea original de las FPL; sus esfuerzos con algunos compañeros del exterior en el trabajo de partido (tardíos); la búsqueda de fuentes  alternativas de solución logística; las expectativas que tenía en la reunión del Consejo de las FPL, que estaba programado para realizarse en agosto de 1983.

Los acontecimientos que se sucedieron parecen confirmar que para enemigos, amigos y hermanos mayores Marcial había llegado muy lejos.

Marcial no solo persistía en sostener frontal y permanentemente la lucha ideológica  por la estrategia, la táctica, los valores y principios de la organización (en  teoría, en las reuniones, en los documentos, en todo momento y circunstancia), sino que además, tomaba ”peligrosas” previsiones, contra los intereses estratégicos de los enemigos (imperialismo y burguesías de CA), contra las demandas de los amigos internacionales (que clamaban por moderar el proceso), y contra las “recomendaciones” de los ”hermanos mayores”.

Los ”hermanos mayores”, por sus intereses de estado presionaban para que cesara la guerra en Guatemala y El Salvador, a  fin de que el imperialismo cesara su agresión contra Nicaragua). Tesis de Fidel que no resistió la prueba de la vida: la Guerra contra Nicaragua continúo hasta derrotar la revolución en el matadero de las elecciones en 1990.

Fue precisamente el Consejo de agosto de 1983 el que podría haber posibilitado a Marcial la derrota de la desviación del rumbo. Pero esa posibilidad fue minada y abortada: el condenable asesinato de Anamaría; la incriminación y acusación a Marcial de dicho crimen; la privación de su libertad y movimiento (cárcel domiciliaria); la amenaza de removerlo de su cargo (?o era ya un hecho?); la exigencia de que entregara la lista de la gente que compartía su posición. En esas circunstancias, es claro que Marcial no llegaría al Consejo, y sus seguidores serían desarticulados y neutralizados.  Este golpe preventivo de la dirigencia oportunista sucedería independientemente de que Marcial  viviera anónimo en algún lugar, o que no viviera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s