Galería

POESÍA MAPUCHE


MI PROPÓSITO ES MOSTRAR: LA POESÍA REALIZADA POR HERMANAS Y HERMANOS MAPUCHE, PARTICULARMENTE LOS MENOS CONOCIDOS; LA POESÍA QUE VENGO REALIZANDO DESDE ANTES DE 1986; Y, FOTOGRAFÍAS REALIZADAS POR MÍ Y POR ALGÚN AMIGO/A.

EL ABRAZO DEL VIENTO

Por Erwin Quintupill

 

Como muchos, la primera vez que me enteré de la existencia de Matías fue cuando era llevado – ya sin vida – por los peñi que no querían dejar su cuerpo a disposición de la policía que los perseguía. Fue en la mañana del 3 de enero de 2008, mientras escuchaba la Radio Bío Bío. De pronto se interrumpe la programación para dar la noticia de último minuto. Escucho hablar al locutor y al mismo tiempo la voz de un peñi que anuncia que van huyendo con el cuerpo a cuestas… El llamado tenía como propósito impedir que los carabineros manipularan el sitio del suceso y el cuerpo mismo, y de ese modo ocultaran las pruebas del asesinato. No sigo más, porque – probablemente – la mayoría de quienes leen este blog conocerán esa grabación… Sin embargo, a mí – una vez más – se me apretó el cuerpo y sentí que lloraba; pero, en silencio, sin voz… Mucho tiempo atrás, durante la Dictadura, me ocurrió lo mismo cuando la ACHA mató al peñi Manuel Melin. En esa ocasión no hubo justicia. En el caso de Matías, pensamos que, tampoco[1].

 

Afiche. Temuco, enero 2014

Fotografía: Erwin Quintupill

 

 

Afiche. Temuco, enero 2014

Fotografía: Erwin Quintupill

A fines del 2013 se anunció la realización de un acto público, en una plaza de Temuko, ocasión en que se presentaría un libro con poemas escritos por Matías. ¡Enorme sorpresa!, aunque su madre – Mónica – me había comentado un par de años antes acerca de la existencia de los escritos y también sobre el deseo de publicarlos. No pude asistir al acto y por eso la visité a mediados de enero, para conseguir el libro. Ahora les comparto parte de él.

 

Son 23 poemas, uno por cada año de edad que Matías tenía al momento de entregarnos – sin retorno – su existencia. Fue una decisión de la familia. Mónica me dijo que los poemas estaban dispersos en libretas y cuadernos, que no tenían fecha y que por ello era difícil ordenarlos. Agregó que un día, con Catalina, se consultaron acerca de cuántos poemas debieran incluirse. 23 pues – se dijeron – como los años que tenía. Es seguro – entonces – que hay más y que algún día – probablemente – los conoceremos.

 

El libro se llama EL ABRAZO DEL VIENTO (Editorial Quimantú, 2014). Un dato no menor es que la editorial no consideró este conjunto de versos como un documento histórico, dadas las circunstancias en que Matías falleció, sino que propuso a la familia hacerlo parte de la Colección “Poesía a toda Costa”. Al leer el conjunto así se confirma. Se observa claramente que Matías era un joven sensible no sólo por la lucha de nuestros derechos, sino también frente a otros asuntos cotidianos del vivir. Se puede decir que no hay un continuo en la forma de sus textos, que no es una poesía madura y mucho más… al final de cuentas, hay tantas lecturas como personas leen. Para mí es cuestión de oficio. De no haber partido, a esta fecha quizás estuviera escribiendo mucho mejor que varios/as. Por eso, comparto plenamente que los textos de Matías constituyen una expresión de la poesía mapuche contemporánea.

 

El libro cuenta con la transcripción al mapuzugun (según alfabeto Raguileo) de dos poemas, realizada por el peñi Elías Paillan, y también de ilustraciones a cargo de Rolando Millante. Incluye una presentación breve de la Editorial; palabras, también breves, de la familia; una reseña biográfica de Matías y una reflexión del peñi historiador Fernando Pairican.

 

El viento

 

Desde tiempos remotos, su presencia ha tenido un protagonismo importante en nuestras vidas. Curiosamente, la familia decidió el título del libro, tomado de uno de sus versos:

 

¿Cuándo fue que (el)  hombre

dejó de sentir

el abrazo del viento

sobre la piel de su espalda?

 

Él nos anuncia las condiciones ambientales que se nos aproximan. También nos contribuye en la separación de los granos de la paja que los envuelve, traslada el polen de las plantas, colabora y juega con los pájaros, arrastra las nubes, conduce las lluvias, amaina la intensidad de los rayos solares, nos acaricia y también nos hiere, traslada los sonidos lejanos y los aproxima, lleva las voces. El viento… El viento…

 

Vi gente

cantando con

la voz del pueblo,

por las calles intentando

a cada paso

hacerse cómplice

del viento.

 

(…)

 

De pronto se

oye un lamento

tirado en una esquina

sin sus alas

yacía el viento

ebrio, llorando y sangriento.

 

Sí, aunque sólo tres de los poemas lo mencionan – al viento – se percibe su presencia en todo lo demás. Era el viento…

 

Pertenezco a esta tierra

pero me siento extranjero

cuando miro como juega

el viento con tu pelo

 

En sus breves e intensos años se alcanza a notar que vivió en plenitud, más aún a partir de su regreso al sur…

 

A ratos, se acerca al hip hop que – probablemente – gustó. La rima del siguiente poema lo confirma, aunque el discurso se aleja un poco de la forma que en su época tenía esta propuesta musical. (Espero no equivocarme en esta apreciación. No soy especialista en ese tipo de música). En realidad, me parece más cercano a lo que escuchamos a “Calle 13”; pero, esa agrupación ¿la habrá conocido Matías?

 

No soy ni nunca he sido

un prisionero

me rebelo frente a todo

y no me vendo por dinero

la gente me dice

que parezco un pordiosero

y a vos qué te importa

soy un perro callejero.

 

Camino por la calle

pateo un basurero

no lo hago por ser malo

lo hago porque prefiero

la mierda en la ciudad

y no en la tierra que quiero,

que te comas tu basura

y mueras en tu vertedero.

 

No soy normal

soy consciente

y no me importa

lo que diga la gente.

No soy un fiel siervo.

No soy como tú,

del poder del Estado

que paga por su esclavitud.

 

Podemos observar a un hombre joven que camina entre dos mundos. Si bien su existencia primera fue urbana, poco a poco se fue aproximando a las raíces. El entorno fue propicio… “Al cumplir 18 años suspendió su cuarto medio, iniciando sus estudios de mapudungun, guitarra, filosofía e historia”, relata la reseña biográfica que acompaña a estos versos. Llama la atención la segunda estrofa, pues declara subliminalmente una realidad que nos afecta. Es común que la gente de ciudad vaya a dejar sus basuras en nuestros caminos, muy lejos de lugares habilitados para el depósito de sus desechos. La falta de conciencia solidaria del citadino es un hecho palpable y que Matías observó – posiblemente – de manera directa. Asombra la falta de sensibilidad, el desconocimiento de la gente de ciudad, que viven – permanentemente – en el desequilibrio. (Me refiero a la mayoría de ellos). No sólo nos desconocen, porque el sistema educacional chileno lo hace así, sino que además, menosprecian lo rural y en particular lo mapuche. ¿De qué otro modo podemos interpretar ese hecho, cada vez más recurrente, de utilizar nuestros espacios, nuestro territorio como botadero de sus desperdicios?

 

 

Entrada a Ragintubewfv (Entre Ríos). A un costado del camino entre Temuco y Nueva Imperial.

Octubre, 2010.

Fotografía: Erwin Quintupill

 

 

Entrada a Ragintubewfv (Entre Ríos). A un costado del camino entre Temuco y Nueva Imperial.

Octubre, 2010.

Fotografía: Erwin Quintupill

 

Variados son los temas que aborda el autor en tan pocos versos. Notable es la descripción que realiza de las manifestaciones afectivas no sólo a la pareja, sino que a todo lo que tiene a su alrededor.

 

La libertad mueve a mi pueblo

el amor mueve montañas

mi pueblo no las mueve, las conserva

 

Lo único que echo de menos, no se lo atribuyo a él, porque si este libro hubiera nacido de su voluntad, probablemente lo habría sometido a una revisión rigurosa. Me refiero a que faltó una corrección que facilite la lectura de las muchas personas que aún habiendo finalizado la enseñanza media no han aprendido a leer. Por ahí, su madre me habló de querer mostrar los textos como fueron escritos. Entre las palabras que la familia entrega al inicio del libro hay una declaración: “Como él, estaban escritos sin normas, sin puntuación, sin estrofas definidas y así decidimos transcribirlos textualmente.”

 

Como sea, es un libro pequeño que invito a leer con alma. A muchos/as sorprenderá, sobre todo a aquellos/as que no están comprometidos con “la causa mapuche”. Por eso, aquella persona que lo tenga, difúndalo, compártalo… es una voz nuestra que permanecerá, llevada por el viento.

 

Para finalizar este comentario, un poema de amor del inquietante Matías:

 

Dime quién podría

probar el sudor amargo

de tu sombra clandestina.

Quién podría

tocar tus ojos

sin morir.

 

Un regalo del rocío

llega a mi puerta

y cuando la abrí

no pude

dejar de ver el cielo

en tu mirada.

 

 

 

[1] Lo mismo para los casos de Alex Lemun y Jaime Mendoza Collio.

PUBLICADO POR ERWIN QUINTUPILL EN 18:03 NO HAY COMENTARIOS: 

ETIQUETAS: MATÍAS CATRILEO

ENTREVISTA CON MARJORIE HUAIQUI

por Erwin Quintupill

 

Nos visitó para estar presente y participar en el acto artístico con que se cerró el 8º Mingako Kultural que organizo en mi Saltapura. De allí me surgió la idea de conocer más a fondo a quienes nos visitan. He aquí las preguntas y respuestas a Marjorie, venida desde la capital del Reyno (ironía de un amigo no mapuche):

 

Fotografía: Jorge Sir

 

¿Desde cuándo escribes poesía? ¿Cuál fue tu motivación inicial y cuál es ahora?

 

Creo que nací haciéndolo. Cómo dije, me he caracterizado por ver en el mundo, lo que muchos no ven. Pero dudo también si la palabra ‘poeta’ es la más acertada. Creo que uno escríbeme imágenes, relatos de habla, de momentos.

 

Sobre el tiempo, hay un momento crucial en mi vida. Que es cuando después de vivir en la ciudad de Valdivia, retornamos junto a mis pequeñas hijas en ese entonces, a Santiago nuevamente. No fue fácil! Tuve una vez más que encontrarme con lo agreste! Venía ya con otra consciencia, en Val-lluvia. Un día estaba todo mal. Se juntaron muchos acontecimientos: trabajaba lejos, las movilizaciones de los estudiantes… eran tan bellas! Gozaban de mucha estética, mucha expresión, mucho color. En este tiempo, sucedían otros episodios tristes, en este encuentro con la gran ciudad. Uno de ellos, fue mi hija Esperanza enferma -creo que en mi vida, los dolores más tristes, han sido los relacionados con ellas- Entre esos días de movilizaciones, e hijas enfermas tuve pewmas bastantes vivos e intensos, en uno de ellos aparece un texto escrito. Sólo vi la puntuación final. Con comas y puntos. Luego, después de días, nace ‘La Esperanza está en cama’ así lo titulo yo! Es la construcción de un texto, muy triste, que entre -todo- rememora el esguince de pequeñita y la prisión de esta ciudad tan grande.

 

¿Hay algún libro terminado?

 

En ese periodo, escribí mucho. Al deseo, al anhelo, a lo oscuro, a lo bello. Así nace ‘Pensamientos Letrados’ Yo lo llamo, así a un conjunto de textos, que vienen de pewmas, como dije y de otros encuentros con las palabras.

 

¿Qué es lo que te motiva escribir? ¿Existe algún tema en particular que estés abordando a través de la poesía?

 

Siguiendo con los episodios… Los más destacados, ha sido en el sur. Recuerdo una vez que volví a la tierra de mi padre y fue tanto el impacto. Que al regresar me quedé sin voz, literalmente la impresión de muchas visiones me absorbió la garganta, y recuerdo que la ‘sané’ con letras… Además de trabajar en mímica un par de días, con unos pichikeche bien alegres.

 

Como tema particular, creo que es cuando me toma el -am- y me sube al pensamiento. Eso escribo. Así lo gozo, porque fluye. Creo que como tema específico, es el salirse nom’as. Es la voz de adentro, la que escribe.

 

Entiendo que naciste en la ciudad; pero, supongo que hubo un momento en que tuviste contacto con el mundo mapuche rural… ¿Cómo ocurrió y qué impresión te dejó en ese momento? Posteriormente, ¿has tenido alguna reflexión diferente sobre ese mismo hecho?

 

Nací en la ciudad y los contactos con el mundo rural, fueron en mi infancia. Primero en el campo de Quidico-Yani, dónde íbamos de visita. Y otros los tengo, porque siempre viajé con mis padres en un furgón que teníamos y en entre recuerdos vagos. Memorizo, que íbamos a vender sacos y salían papay y ñañitas con vestimenta. Yo era tanto lo que preguntaba, que fui poco a poco incorporando esta distancia entre lo rural y lo urbano. También quién era yo, por supuesto, esos hechos sirvieron mucho para reafirmar mi identidad cultural en la fvxa warria.

 

Con el tiempo, después de vivir una vida muy corriente en Santiago. Estudiando, socializando y trabajando últimamente con el mestizaje urbano, asumiendo incluso este sitio. Pienso que el mejor espacio para vivir, es el rural. Principalmente por el valor del silencio, para escuchar y escucharse.

 

¿Cuál ha sido tu relación con lo urbano, desde tu ser mapuche?

 

Pucha! Qué buena pregunta! Acá finalmente inviertes mucho esfuerzo para mantenerte en equilibrio en yoga por ejemplo, o seleccionando inclusive, qué hacer y no hacer para mantenerse ‘quieta’ internamente.

 

En términos gráficos me relaciono como una vil rebelde, voy, hago y asisto a lo que estimo va de acuerdo a mi ritmo de vida e intereses. No me doy muchas vueltas pensando, en qué es lo correcto o no. A veces se pasa mejor que otras, pero trato de mantener mi consciencia despierta. Atenta principalmente a lo humano, desde cómo entiendo y conceptualizo éste. Así he criado a mis hijas y creo que debe seguir así, siempre.

 

¿Cuál fue el motivo para asistir al 8º Mingako? ¿Qué impresión tienes de lo vivido en saltapura?

 

Fui por curiosidad principalmente. La verdad es que te tenía en mi mensajero hace mucho rato, incluso me recuerdo que alguna íbamos a ir con las niñas, justo ese verano que me trasladé a Valdivia. Y no llegamos. Luego de conocerte, quise concretar lo que deje a medias y fui a conocerlos.

 

Mis impresiones son las mejores, tal cómo te dije. Tienes una familia muy acogedora, muy grata y con eso me quedo. Y admiro la libertad que han podido mantener para desarrollar la identidad de cada uno y una de ustedes.

 

Pienso que como acción el Mingako Kultural, notable! Refuerza memoria, identidad cultural, oralidad y un montón de hechos que a cada quien que asiste lo graba, me imagino lo potente que puede resultar para Heyeh con el tiempo.

 

Mis impresiones son las mejores, sin duda. Siempre es bueno que se auto eduque el saber, resulta más significativo y conduce más rápido a los logros. Y cada uno poniendo de su parte, resulta maravilloso.

 

Fotografía: Jorge Sir

 

Algunos textos expuestos por Marjorie en el 8º Mingako:

 

 

Ver

 

Es mejor tener los ojos

En el aguacero

Que en la mirada

Nublada de rostros

Enceguecidos por el consumo.

Es mejor bailar un tango

Que sonreírme con la

Violencia,

Es mejor mirar tus ojos

A pesar que me

Impidan abrir

Los míos.

 

 

Añoranza

 

 

Cuando llovía mucho, la calle se inundaba sin poder atravesarla, mojándome los zapatos o literalmente, meter los pies al agua. Allá, las calles estaban despejadas. Mirar el verde, recomponía cada vez más, el respiro profundo que llena el espacio que está sobre mis pechos. Acá también había verde, se asomaba cada vez, que sigilosamente abría la cortina y miraba hacia la copa del árbol, que cubría mi cuadro. Ese ángulo perfecto para pensar positivamente, y mirar la lluvia con más calma.

-¿La mañana?

-Sí, la mañana…

-¡Eres la mujer más bella!

-Sí, si lo eres.

Los pájaros cantan, justo en el árbol que planté junto a mi padre. Me recuerdan todos los días que salió el sol, anunciando el claro de luz, por la misma ventana que ahora escucho la lluvia…

-Allá?

-Sí, allá!

Comienza con otros pájaros. Con un techo de zinc golpeando la melodía perdida, en una percusión intensa. Para de un brinco, llamar el hacha y en el frío, justo frente al canelo, comenzar el día.

 

 

 

(Textos inéditos, facilitados por la autora a Erwin Quintupill)

PUBLICADO POR ERWIN QUINTUPILL EN 12:34 NO HAY COMENTARIOS: 

ETIQUETAS: ENTREVISTAMARJORIE HUAIQUI

MARTES, 28 DE ENERO DE 2014

Ver Video el shumpall: Basado en el poemario Mapuche de Roxana Miranda Rupailaf con la actuación de Ximena Huilipan

basado en el poemario homónimo de Roxana Miranda Rupailaf con la actuación de Ximena Huilipan

Producido por Roxana Miranda Rupailaf
Dirigido por Gerardo Quezada Richards
Dir.de Arte Patricio Curihual Montaje
Posproducción Sebastian Arriagada De La Maza
Música Faumelisa Manquepillan
Diseño Sonoro: Gonzalo Ganga
Asistente Dirección Oscar Mancilla Leiva
Asistente de Arte Marcia Ahumada
Asistente de Producción Pablo Saldivia Manquilef
textos: Roxana Miranda Rupailaf
voz en off: Jaqueline Caniguan Caniguan
traducción: Jaqueline Caniguan Caniguan
Javier Crespo Manquepi
Diseño gráfico Gregorio Alayon

 

VER VIDEO

el shumpall from Jauría Films on Vimeo.

 

http://vimeo.com/84896309

 

http://mapuexpress.org/ver-video-el-shumpall-basado-en-el-poemario-mapuche-de-roxana-miranda-rupailaf-con-la-actuacion-de-ximena-huilipan/

PUBLICADO POR ERWIN QUINTUPILL EN 11:03 NO HAY COMENTARIOS: 

ETIQUETAS: ROXANA MIRANDA RUPAILAFVIDEO

DOMINGO, 26 DE ENERO DE 2014

QUÉ FUE DE LA VIDA.

(Cristian Cayupan)

 

Después de haber recorrido diversos caminos

que llevaban del campo al pueblo

y viceversa;

caminos que unían la casa y la escuela

después de tantas alegrías y penas;

de tantos adoquines y vitrinas

de comisarías y cantinas,

después de elegir por qué piedras dejar los rastros

recién después ahí el poeta se pregunta

¿y qué fue de la vida?

 

 

En: www.artepoetica.net

PUBLICADO POR ERWIN QUINTUPILL EN 18:54 NO HAY COMENTARIOS: 

ETIQUETAS: CRISTIAN CAYUPAN

SÁBADO, 30 DE NOVIEMBRE DE 2013

Faumelisa Manquepillan: Arte a flor de piel

 

No le gusta ser tomada como un referente artístico. Sin embargo, su versatilidad la ha llevado a ocupar un sitio importante en la escena cultural nacional.

Sus manos han sido capaces de moldear la impenetrable piedra, descubrir en estos seres inertes, imágenes sobre lo aguerrido y sabio de su pueblo. También han trabajado con fibras naturales en la cestería, mientras su puño recorre paisajes con letra y su voz libera el canto ancestral.

Una mujer, que se convierte esta vez en la figura que 14 Sur destaca de la sociedad anónima que nos rodea, y que desde su sitio, firma su nombre en la historia regional y nacional.

A cerca de 90 km de Valdivia, capital regional de Los Ríos, se ubica la localidad de Puquiñe, comuna de Lanco. Lugar que vió nacer y crecer a esta mujer mapuche, y no sólo a ella; a sus padres, abuelas, abuelos, y  ascendientes ancestrales. “Yo siento que mi ser ha estado acá hace miles de años… El rasgo, el ser mapuche. Aquí en Chile pasa mucho que la gente no mapuche, cree que tiene otra ascendencia, pero no se miran la cara, falta ese reencuentro de la gente que ha ido perdiendo el apellido. Mirarse los rasgos, el cuerpo, las formas, los colores. Elicura habla de la morenidad, yo hablo de los cuerpos, y los rasgos.

Faumelisa y la escritura.

La escritura profunda y descriptiva de Faumelisa Manquepillán, nació seguramente, tal como sus otras habilidades, sin que se lo propusiera, en este caso desde su infancia, “Iba guardando mis escritos, como pensamientos, eso es parte de ser mapuche. Una vez cuando tenía como 10 ó 12 años, me encontré con un folleto de Gabriela Mistral, lo miré, lo leí y dije: Yo quiero ser como ella. Seguí escribiendo y siempre guardando mis cosas”.

Así pasó el tiempo, sin que Faumelisa sintiera aún la necesidad de compartir su escritura, hasta que se dio la oportunidad de hacerlo en una Feria Costumbrista Mapuche. “Me encontré con Sergio Compayante, que me preguntó si podía llevar algo, le respondí que llevaría unas muñequitas (que yo hacía) y que le pegaría unas verseadas”.

Con el tiempo, Faumelisa, valora aquella oportunidad, “Fue muy potente empezar ahí, porque en Lumaco está toda la fuerza espiritual mapuche intacta, donde continúan las mismas familias y el mismo lof. Desde ahí parto y no pude parar con la poesía”.

“Mis pensamientos se coluden con mis manos”

Las manos de Faumelisa no sólo escriben, sino que son capaces de encontrar formas y figuras vivas, que nos hablan, y nos cantan. Ello a través de su trabajo con la piedra, material que en sí mismo, posee un valor muy propio del pueblo mapuche; permanecer en el tiempo, llevar a cuestas toda una historia, un largo recorrer por miles de años.

Primero, vinieron las fibras naturales con la cestería, “Partí donde las abuelas antig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s