Galería

Declaración de La Habana de la CELAC: Hacia la consolidación de la unidad regional


 Declaración de La Habana de la CELAC

Hacia la consolidación de la unidad regional

El texto aprobado por las 33 naciones soberanas de América Latina y el Caribe reconoce que no somos iguales, pero solo unidos podremos hacer frente a los retos comunes de la región

CLAUDIA FONSECA SOSA

La II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que culminó este miércoles en La Habana, constituyó un paso decisivo en la consolidación de la unidad regional por la que se viene luchando desde hace siglos.

Con una participación casi completa de los Jefes de Estado y Gobierno de la región, el cónclave con el tema de luchar contra el hambre, la pobreza y las desigualdades sociales se desarrolló en un ambiente de cooperación, entendimiento y franqueza.

La proclamación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, debatida primero por los Coordinadores Nacionales, luego por los Cancilleres y finalmente por los mandatarios, constituye sin duda uno de los hitos de la cita.

Se aprobó además un Plan de Acción para dar continuidad al trabajo de Cuba al frente de la CELAC, una tarea que corresponde ahora a Costa Rica.

Asimismo, quedará para la historia la Declaración de La Habana, el documento que recoge los principios establecidos en la Cumbre celebrada justo en el aniversario 161 del natalicio de nuestro Apóstol José Martí.

DIVERSOS, PERO UNIDOS

Reafirmando la vigencia del acervo histórico de la Comunidad, los Jefes de Estado y de Gobierno de la región ratificaron en la Declaración de La Habana su voluntad de fortalecer a la CELAC como un espacio de diálogo político efectivo que permita buscar soluciones conjuntas a problemas comunes y contribuya a una mejor inserción de nuestra región en el ámbito internacional.

Asimismo, insta a cada una de las 33 naciones soberanas de América Latina y el Caribe a trabajar por el desarrollo sostenible, por superar las desigualdades y por una más equitativa distribución de la riqueza.

Conformada por 83 párrafos, la Declaración de La Habana toca asuntos medulares para el desarrollo regional, así como otros temas económicos, sociales y políticos de carácter universal.

Insiste en el respeto irrestricto a los Propósitos y Principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la autodeterminación, a la soberanía, la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos de cada país, la protección y promoción de todos los derechos humanos, el Estado de Derecho en los planos nacional e internacional, el fomento de la participación ciudadana y la democracia.

La Declaración de La Habana pronuncia el profundo pesar de América Latina y el Caribe por el fallecimiento el pasado año del líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, “uno de los principales fundadores e impulsores de la CELAC, humanista incansable e impulsor de la unión latinoamericana y caribeña, que luchó contra la exclusión social, la pobreza e impulsó el desarrollo integral de la región”.

Hace énfasis en el propósito de la CELAC de continuar avanzando unidos en la concertación y la integración latinoamericana y caribeña, conforme a los ideales de nuestros próceres de la independencia.

“Ratificamos nuestra decisión de establecer acciones que nos permitan prevenir, y en su caso, afrontar coordinadamente, los efectos de la actual crisis internacional de múltiples interrelaciones, que sigue impactando negativamente en los esfuerzos de nuestros países para fomentar el crecimiento y el desarrollo sostenible e integral de la región”, manifiesta.

Por otra parte, llama a la comunidad internacional a tomar medidas urgentes para enfrentar las fragilidades y desequilibrios sistémicos, así como realizar esfuerzos para impulsar ritmos de crecimiento económico sostenido, dinámico y de largo plazo para la región, que propicien una equidad e inclusión social crecientes y la integración de la América Latina y el Caribe.

“Reafirmamos que para la erradicación de la pobreza y el hambre es necesario impulsar políticas económicas que favorezcan la productividad y el desarrollo sostenible de nuestras naciones, trabajar para fortalecer el orden económico mundial en beneficio de nuestros países, fomentar la complementariedad, la solidaridad y la cooperación, y exigir el cumplimiento de los compromisos de ayuda al desarrollo, por parte de los países desarrollados”, refiere sobre el tema que centró los debates de la Cumbre.

Por otra parte, la CELAC se compromete a luchar contra el tráfico ilícito de bienes culturales y reconoce que los pueblos indígenas y comunidades locales desempeñan un papel importante en el desarrollo económico, social y ambiental, así como la importancia de las prácticas agrícolas tradicionales sostenibles, asociadas a la biodiversidad y el aprovechamiento de sus recursos.

La Declaración reafirma la voluntad del grupo de impulsar una política regional de Cooperación Sur-Sur y Triangular que tenga en cuenta las características y necesidades específicas de las diversas áreas y subregiones incluidas dentro de la CELAC. En ese sentido, reconoce al Caribe insular y Centroamérica, así como los países en la costa norte de América del Sur con áreas costeras bajas, como las subregiones de mayor vulnerabilidad desde el punto de vista económico, social y medioambiental.

La Comunidad se pronunció por continuar contribuyendo al esfuerzo de reconstrucción y desarrollo de Haití, de conformidad con los ámbitos prioritarios definidos por su Gobierno, y con pleno respeto a su autoridad y soberanía.

También insta a los estados miembros a seguir avanzando en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio e insiste en la importancia crucial del proceso intergubernamental de formulación de la Agenda de Desarrollo Post 2015, que deberá ser abierto, transparente e inclusivo.

Destaca que la naturaleza global del cambio climático requiere de la cooperación de todos los países, en conformidad con la responsabilidad histórica de cada cual por este fenómeno, para acelerar la reducción global de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y la adopción de medidas de adaptación.

En otro apartado del texto, la CELAC reitera el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y compromete al organismo a seguir trabajando en el marco del Derecho Internacional para lograr que la región de América Latina y el Caribe sea un territorio libre de colonialismo y colonias.

Igualmente la Comunidad manifiesta su rechazo a las listas y certificaciones unilaterales por parte de países desarrollados que afectan a países de la América Latina y el Caribe, en particular las referidas al terrorismo, narcotráfico, trata de personas y otras de similar carácter.

“Ratificamos el Comunicado Especial aprobado por la CELAC el pasado 5 de junio, que rechaza la inclusión de Cuba en la denominada Lista de Estados que promueven el terrorismo Internacional del Departamento de Estado de los Estados Unidos”, subraya la Declaración.

Igualmente, la CELAC reitera su más profundo rechazo a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales y, en específico, llama al gobierno de los Estados Unidos de América a que ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que impone a Cuba hace más de 50 años.

Por otra parte, confirma su respaldo a los legítimos derechos de Argentina en la disputa de soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, e insta a que dicha disputa se resuelva por la vía pacífica y de la negociación.

Se apoya también el proceso de diálogo que se lleva a cabo en La Habana, entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), así como se saluda los avances logrados mediante la consecución de acuerdos en dos importantes puntos de la agenda.

En la Declaración de La Habana, la CELAC expresa su más seria preocupación por la grave situación humanitaria y de seguridad en Siria y reitera que solo un proceso político inclusivo liderado por los sirios podrá conducir a la paz en ese país. También toma nota con satisfacción del acuerdo preliminar entre Irán y el Grupo 5+1 en Ginebra sobre el programa nuclear de la nación persa, lo cual demuestra que el diálogo y la negociación son la vía para dirimir las diferencias entre los estados.

En el texto se destaca además la celebración, por primera vez en las Naciones Unidas, de una Reunión de Alto Nivel sobre Desarme Nuclear, en la que la CELAC reafirmó la necesidad urgente de avanzar hacia la eliminación total y general de las armas nucleares de forma transparente, irreversible y verificable.

De acuerdo con la Declaración de La Habana, la CELAC se congratula por el establecimiento del Foro CELAC-China y del Mecanismo de Diálogo con la Federación de Rusia, elementos que pueden redundar positivamente en las actividades de la Comunidad.

También se hace referencia a la labor del organismo latinoamericano y caribeño para concertar una Hoja de Ruta para el diálogo y la cooperación con actores extraterritoriales como Sudcorea, Turquía, Japón y el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo.

En otro orden, se manifiesta el apoyo del grupo de 33 naciones al proceso preparatorio de la II Cumbre CELAC-Unión Europea, a celebrarse en Bruselas en el año 2015.

http://www.granma.cubaweb.cu/secciones/cumbre-celac-2014/cumbre-139.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s