Galería

RIQUEZA SOBRE Y BAJO TIERRA: YASUNÍ EN LA ERA DE LA BIOLOGÍA SINTÉTICA


El dogma central de la biología hace posible el mundo que conocemos. Nuestroscromosomas, por ejemplo, contienen toda la información necesaria para generar los órganos que usamos para pensar y construir. El modelo biológico de transferencia de información: desde una secuencia de nucleótidos en el ADN hasta la estructura tridimensional de los sistemas biológicos, es universal entre la vida terrestre, y sugiere un diseño robusto pero a la vez extremadamente flexible. Por 3.8 mil millones de años este diseño ha esculpido la Tierra. Nuestro planeta, a su vez, provee nichos dentro de los cuales este modelo ha generado una variedad impresionante de formas de vida, algunas de las cuales viajan a través del espacio, junto con nosotros, en ésta nuestra diminuta esfera terráquea.

Hace millones de años, proteínas relacionadas con una de las primeras formas de fotosíntesis empezaron a transferir dióxido de carbono desde la atmósfera hacia los cuerpos de plantas primitivas que eventualmente se conviertieron en loscombustibles fósiles que hoy utilizamos. La evolución procedió y procede. Durante algún tiempo nuestro planeta se cobijó bajo una gruesa capa de hielo, lo que significó una pausa momentánea en la evolución de muchas formas de vida. Luego de ello, la vida resurgió durante el equivalente a una primavera geológica. Muy pocos lugares en el mundo han mantenido estabilidad climática durante períodos de tiempo evolutivamente significativos, una condición que permitiría la diversificación de la vida con mínimas restricciones. Uno de esos lugares se encuentra en lo que la UNESCO ha designado Reserva del Hombre y la Biósfera en una pequeña región geográfica del Oriente Ecuatoriano: el Parque Nacional Yasuní. Yasuní, que en el idioma local de los Huaorani significa “lugar sagrado”, es uno de los lugares más biológicamente diversos, sino el más biodiverso del planeta con récords mundiales en cuanto al número de especies de árboles, anfibios, reptiles y murciélagos, que coexisten con por lo menos dos clanes humanos viviendo en aislamiento voluntario de una forma que quizá ha cambiado muy poco en los últimos mil años.

Las cosas han sido muy diferentes para el resto de nosotros. Durante los últimos diez mil años nuestros antepasados amasaron una colección de especies que hoy nos alimentan, sanan, cobijan y protegen. En los últimos doscientos años hemos quemado el carbón que ha venido acumulándose bajo tierra por millones de años, para desarrollar máquinas que piensan y contruyen por nosotros. Y tan sólo reciéntemente, en cuestión de unas pocas generaciones, hemos adquirido el conocimiento y la tecnología necesarios para modificar la arquitectura biológica, el flujo de información desde el ADN hacia proteínas con formas y funciones específicas, a nuestro antojo.

Este escenario, sin embargo, está incompleto. Fuera del Yasuní, nuestra población global se mantuvo bajo los mil millones de habitantes por 11000 de los 12000 años de existencia de nuestra especie. En los doscientos años que nos tomó desarrollar máquinas construyentes y pensantes añadimos seis mil millones de humanos al planeta Tierra. Hoy, somos siete mil millones de personas habitando un planeta conconcentraciones atmosféricas de dióxido de carbono que ningún antepasado nuestro ha experimentado. Desde el día de hoy, el planeta en su totalidad es territorio desconocido.

A pesar de las concentraciones récord de dióxido de carbono en la atmósfera actual, y en nombre de una fortuna rápida y conveniente, minamos ese precioso carbón fósil donde quiera que éste se encuentre. En el Ecuador, el boom petrolero se inauguró en la década de 1960 con promesas de desarrollo sin límites, particularmente para las regiones productoras de petróleo, amazónicas como el Yasuní, en su mayoría. Muchas promesas, sin embargo, se rompieron; el desarrollo al Oriente nunca llegó. En 1993, mas de 30000 habitantes de la región amazónica demandaron a la petrolera Chevron por contaminación que incluye más de 18 mil millones de galones de desechos tóxicos vertidos directamente en las vertientes y ríos de la región. En 2011, la corte de Lago Agrio en el Ecuador dictaminó una pena de US$18.2 mil millones a favor de los demandantes, convirtiéndose en el juicio ambiental más grande de la historia, y reflejando el grado de devastación que la explotación petrolera significó para una de las regiones más biológicamente diversas del mundo.

Hoy, el petróleo constituye uno de los sectores estratégicos del Ecuador: la venta de petróleo crudo, que continúa extrayéndose de la región amazónica, es un componente vital de la Economía Ecuatoriana y genera más de la mitad del presupuesto nacional. A pesar de ello, en el 2007 Ecuador presentó oficialmente la iniciativa Yasuní-ITT, una propuesta para dejar bajo tierra 850 millones de barriles de petróleo de los campos Ishpingo, Tambococha, Tiputitni (ITT) dentro del Parque Nacional Yasuní, volumen que constituye alrededor del 20% de las reservas de crudo Ecuatoriano. A cambio, el Ecuador solicitaba US$3.6 mil millones a colectarse de grupos interesados. Si el petróleo de estos campos se extrajera, Ecuador recibiría US$7.2 mil millones por su venta; si se quemara, liberaría 400 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. En resumen, Ecuador dejaría el petróleo indefinidamente bajo tierra a cambio de fondos equivalentes a la mitad de lo que el país obtendría si lo extrajera. La iniciativa no obtuvo los fondos especificados y se retiró oficialmente en Agosto del 2013. La iniciativa Yasuní ITT, sin embargo, presentaba inconsistencias. Luego de declarar una moratoria en el pago de su deuda en el 2008, Ecuador recurrió a financiamiento del gobierno de China para ejecutar ambiciosos planes de desarrollo que incluían inversión sin precedentes enenergías renovables y en educación, ciencia y tecnología. De los fondos disponibles,US$4 mil millones se clasificaron, no cómo deuda, sino como anticipos de pago para la compra de petróleo. En el 2012, 80% del crudo Ecuatoriano fue directamente a los pulmones de China, donde la quema de combustibles fósiles resulta en un incremento en la incidencia de enfermedades del corazón, pulmón y cerebro lo que ha reducido la esperanza de vida cinco años. No se ha detallado cómo, exáctamente, Ecuador garantizaba mantener intactos los campos ITT frente a importantes presiones económicas y porqué no permitió plazos y escrutinios apropiados de la iniciativa Yasuní-ITT por parte de grupos interesados.

Es imposible conversar acerca de la relación entre economía e hidrocarburos sin considerar al petrodólar, el eje que articula los mundos económico y ecosistémico. Dado que la mayoría de ventas petroleras se ejecuta en dólares, y dado que la mayoría de países requiere petróleo para satisfacer sus necesidades energéticas, la mayoría de países requiere dólares para adquirir petróleo. Por este motivo, el petróleo tiene un valor específico e inherente como fuente de energía, y el dólar, como resultado de la relación explícita e inevitable entre petróleo extraído y dólares intercambiados.

El petróleo que alegremente consumimos estuvo alguna vez vivo. John Von Neumman, un arquitecto del desarrollo de nuestras máquinas pensantes, definía la vida como un fenómeno que se autoreplica con error. Desde entonces, la evolución no sólo ha esculpido formas de vida sobre la Tierra, sino también nuestra perspectiva acerca de lo que la vida es y los parámetros que la definen. En 1976, Keiichi Itakura del Centro Médico Nacional City of Hope en California, sintetizó un fragmento de ADN cuyo código dirigía la síntesis de somatostatina, y lo introdujo a una bacteria que habita normalmente nuestro intestino. Como resultado, Eschericia coli, por primera vez, sintetizó somatostatina, una hormona humana, tras interpretar correctamente la información genética introducida. En el 2006, Jay Keasling de laUniversidad de California, en Berkeley, Estados Unidos, modificó el metabolismo de una levadura para producir un compuesto que ocurre naturalmente en la corteza de plantas del género Artemisia, demostrando que es posible transferir elementos biológicos relevantes al flujo de información ADN-forma/función entre organismos de una forma económicamente atractiva. Más tarde, Drew Endy, de la Universidad de Stanford, también en California, plantéo como hipótesis que un organismo podría comportarse como otro, o como una refinería, si poseía y ejecutaba correctamente el software biológico apropiado en su wetware; entonces, se dedicó a ensamblar unacolección de elementos genéticos que pudieran ser ensamblados para ejecutar funciones específicas. En el 2010, Craig Venter, un pionero en la secuenciación yprospección genómicas, logra un hito tecnológíco sin precedentes cuando su equipo de trabajo desarrolla un organismo sin raíces en el árbol de la vida, sino más bien en computadores utilizados para destilar información genómica mínima y esencial, sintetizar aquella información en la forma de un genoma, e introducir aquel genoma en un organismo carente de software biológico. La célula pudo, exitósamente, replicarse. Casi inmediatamente, el Comité de Energía y Comercio del Congreso de los Estados Unidos convoca a una discusión acerca de las implicaciones de esta nueva disciplina, la biología sintética o synbio (synthetic biology), para la sociedad, tecnología, economía y el medio ambiente. Dos años mas tarde, Estados Unidos yEuropa presentan propuestas oficiales para desarrollar una economía basada, de una u otra forma, en las ciencias de la vida y sus aplicaciones, la bioeconomía. Ambas propuestas difieren en términos de alcance y perspectiva, particularmente en el rol de la biología sintética, y de las tecnologías que la hacen posible, sobre la medicina personalizada, el desarrollo de bioenergía y la calidad ambiental. Sin embargo, ambas reconocen oficialmente el potencial de este nuevo conocimiento para revolucionar nuestras vidas. Este trabajo puede, el día de hoy, realizarse en nuestros hogares, literalmente.

Cincuenta años atrás describíamos por primera vez la molécula del ADN; hoy estamos en capacidad  de alterar aquella molécula y el contexto en el que existe desvaneciendo así la línea que divide computadores y organismos vivientes. En términos bastantes generales, los seres vivientes son computadores que procesan información ambiental de acuerdo a una colección de reglas determinadas para generar una respuesta específica. Información fluye, entonces, desde el ADN hacia sistemas biológicos tridimensionales capaces de auroreplicarse dentro de un contexto definido y dinámico. Teóricamente, podemos organizar los elementos que transmiten esta información, desde el ADN hacia proteínas con funciones específicas, para capturar energía fotosintética y transformarla en cualquier cosa, independientemente de la presencia o ausencia de petróleo.

Seres vivos comportándose como computadores y computadores aprendiendo de los seres vivos, hoy por hoy es demasiado temprano para predecir con extactitud los próximos 50 años de nuestra especie.

Mientras la línea que separa sistemas autoreplicantes naturales y sintéticos se desvanece, es necesaro considerar el experimento que continúa luego de 3.8 mil millones de años de evolución, y aquel que 7 mil millones de mentes humanas conenctadas a través de la tecnología ejecutan. El Parque Nacional Yasuní en Ecuador es el lugar más biológicamente diverso del planeta Tierra, una impresionante colección de objetos naturales, más grande que cualesquiera colección de artefactos humanos, habitando una región cuyas características geográficas le permitirían mantenerse a largo plazo, pese al cambio climático. Yasuní es un lugar sagrado porque representa una librería milenaria escrita en un lenguaje que apenas empezamos a descifrar. Cada una de las especies que habita el Parque Nacional Yasuní en Ecuador es parte de una vasta red de vida dentro de la cual la energía, la información y los materiales fluyen óptima y eficientemente, todos los días y todas las noches, durante un tiempo tan largo que nos obliga a cuestionar el significado mismo del tiempo. Cada una de las especies del Parque Nacional Yasuní nos cuenta una historia que comenzó con el inicio de la vida misma sobre la Tierra. Cada especie es un libro que recién estamos en capacidad de leer e interpretar. Este conocimiento, accesible hoy a través del poder de las computadoras, es lo que está en juego cuando pavimentamos la selva y extinguimos a los salvajes para construir caminos y extraer petróleo en un planeta que se sofoca. Como seres analfabetos que incineran los libros de una biblioteca para abrigarse en medio de una ciudad en ruinas, las motosierras y las balas son inminentes en Ecuador, que perdido en la discusión de dólares y centavos, no es capaz de comprender a cabalidad las bendiciones de su territorio y el potencial a punto de ser sacrificado.

Uno de los países más pequeños en América del Sur, el territorio de Ecuador es extraordinariamente diverso: las nieves perpetuas coexisten con volcanes submarinos, junto a jubilados del mundo entero y tribus que permanecen aisladas de la civilización que conocemos. A pesar de su diminuta área, las regiones Ecuatorianas: Costa, Sierra, Oriente, Islas Galápagos y Región Antártica, contienen más especies que los continentes de América del Norte y Europa juntos. Por ello, Ecuador fue designado por Conservación Internacional uno de los 17 países megadiversos del mundo. Análogamente al grupo de los G8, los países que concentran la mayoría del capital financiero del mundo, los países megadiversos concentran la mayoría del capital natural del planeta. Una de las razones de esta biodiversidad extrema en el Ecuador es la variedad de climas que la Cordillera de los Andes hace posible mientras atraviesa el país de norte a sur. Históricamente, el Ecuador ha capitalizado en esta abundancia de microclimas desarrollando agricultura centrada en una diversidad de productos. Como uno de los ejemplos más ilustrativos del concepto de “Banana Republic”, Ecuador se ha valido de la exportación de los siguientes recursos naturales para contribuir son sus arcas fiscales: cacao, café, plátano, camarón y flores, entre los más destacados. Ecuador, de hecho, en algún omento u otro, fue el productor de cacao y banana más importante del mundo. Si el país es capaz de sostener su economía subastando los productos de sus genes, podría similarmente exportar genomas y modelos genómicos?

La contribución de los ecosistemas Ecuatorianos al estudio de la biología es clara y vastamente inexplorada. Charles Darwin desarrolló la teoría de la evolución a partir de su estudio de los pinzones que habitan las Islas Galápagos; tan solo en la útlima década, la exploración de la biodiversidad Ecuatoriana ha producido innumerables medicamentos, agresivos organismos degradadores de plástico, y genes que confieren resistencia a organismos, incluídos importantes cultivos comerciales, al cambio climático. En 1995, el Banco Interamericano de Desarrollo calculó el valor monetario de la biodiversidadd del Ecuador en US$20 mil millones, simplemente multiplicando el número de especies con potencial farmaceútico por las regalías relevantes en ese momento. Si identificamos los genes que posibiltan la síntesis de éstos compuestos, dividiríamos 20 mil millones para el número de genes para obtener el valor en dólares de cada gen? Cuántos genes con potencial económico existen en el Ecuador, y cómo cambiaría esta apreciación el valor total de la biodiversidad Ecuatoriana? Podríamos, entonces, desplazar al petróleo por la diversidad biológica única del Ecuador, como fuente de riqueza?

Ecuador claramente subestima el potencial económico de su biodiversidad, sin embargo, la magnitud de la biodiversidad Ecuatoriana nos obliga a cuestionar la definición misma de riqueza. En un mundo destruído e iluminado por la actividad humana, qué es más importante y útil: la riqueza natural sobre la tierra, o la riqueza fósil debajo de ella? Vamos a sacrificar una por la otra? Ecuador propone una economía basada en el conocimiento, entonces, qué tipo de conocimiento, específicamente, vamos a capitalizar?

Tres cosas son clarísimas: uno, quemar combustibles fósiles no es la actividad más inteligente que podemos realizar; dos, una economía centrada en recursos fósiles pone en peligro los servicios que un ecosistema saludable proporciona sin costo: estabilización del clima, purificación del aire, generación de oxígeno, control de pestes, etc., que se valoran en trillones de dólares al año, y que dependen en una diversa colección de especies; y tres, desarrollar conocimiento, a través de la educación e investigación paga: el análisis costo beneficio de la inversión en educación, es decir, garantizar la satisfacción de la curiosidad natural del ser humano con las herramientas del siglo XXI, tiene un radio de 1 a 17 dólares, lo que significa un retorno de la inversión inicial del 11% anual. En los Estados Unidos, cada dólar invertido en el desarrollo de las ciencias genómicas desde 1988 ha producido entre US$65 y US$141 como retorno. Ningún sistema financiero, ninguna bolsa de valores puede acercarse a ese rendimiento. Finalmente, nada menos que el futuro de nuestra especie es lo que está en juego. Que quede claro: el cambio climático es una realidad. El fuego consume, el agua inunda y los sobrevivientes enfrentamos pestes imprevisibles. Los impactos tremendamente negativos del modelo económico actual, que articula el valor de la moneda con el volúmen de petróleo extraído (y, por ende, la devastación ecológica que esta actividad representa para los sistemas terrestres que hacen posible la vida que conocemos), están cabalmente documentados. Podemos transferir el valor de la moneda, desde el petróleo (y la autodestrucción), hacia la conservación y exploración racionales de los recursos biológicos Ecuatorianos. El valor de la moneda puede medirse entonces en los recursos que conserva, en lugar de los que destruye.

Homo sapiens significa Hombre Sabio; hagámole justicia a nuestro nombre colectivo. Pensemos diferente y rompamos la adicción de nuestra economía al petróleo.

De otro modo, considere que la esperanza de vida promedio para los seres humanos en la Tierra es 55 años, y aumenta. Haga sus cálculos y prepare a sus hijos.

IMG_0018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s