Galería

Cartilla del Movimiento Político de Liberación (MPL) y de sus miembros


Cartilla del Movimiento Político de Liberación (MPL)

y de sus miembros

 Cartilla completa

Las luchas electoral y parlamentaria deberán ser radicalmente diferentes de la política burguesa.

Los alcaldes, los diputados, el presidente de esta nueva alternativa no lo son ni están para servirse sino para servir: no cambia su estatus social ni su ingreso. Su salario es dinero de la jurisdicción que lo eligió. Entra al cargo con sus recursos contados y cuando sale se le cuentan de nuevo. El poder popular hace estos controles, independientemente de los recursos institucionales.

Quienes hayan sido elegidos rinden cuentas en asambleas en su jurisdicción.  Esta es la visión de la nueva alternativa y estas son las cualidades de sus hombres y mujeres.

Perfil del Movimiento Político de Liberación (MPL)

El MPL es la organización política revolucionario de nuevo tipo que lanza su programa político que parcialmente favorece a las grandes mayorías.

El MPL es el partido político revolucionario que no hace de las elecciones una obsesión, como un fin en sí mismo, sino que como un medio de organización, concientización y elevación de la combatividad de la gente.

El MPL es  el partido político revolucionario que no termina su presencia y vivencia con la gente el día de las elecciones, sino que continúa con el pueblo porque la lucha política continúa allí de mil maneras.

El MPL es el partido político revolucionario que no mira y trata al pueblo como objeto que vota.

El MPL es el partido político revolucionario que es un instrumento de lucha del pueblo.

Si el MPL no tuviera esas condiciones o  no quisiera tener esa calidad, no merecería ser el partido político revolucionario; no merecería ser forjado y mucho menos mantenido.  Porque no se trata de formar otro partido burgués, pequeño burgués o reformista.

Perfil del miembro del Movimiento Político de Liberación (MPL que sirve al pueblo en un cargo público

Un partido político realmente revolucionario va a integrarse por gente que es revolucionaria y hace política revolucionaria. Los hombres y mujeres de este partido político revolucionario no son “políticos” que se maquillan como “revolucionarios”. Ellos son primero revolucionarios, y luego políticos.

Con esa calidad, los hombres y mujeres del MPL si el pueblo lo decide,  pueden servirle al pueblo como diputados, o concejales de un municipio.  Como una tarea y como un privilegio otorgado que igual puede reconocerse o cancelarse.

Como una tarea y un privilegio que se sirve con toda dedicación y moral sin afanes de elevar su estatus social como “funcionario” del sistema.

Como una tarea y un privilegio que se desempeñan sin intereses mezquinos e individualistas, a tal punto que los salarios, horarios, etc. establecidos para esos cargos, los Cros. los recibirán y los compartirán con la jurisdicción que los eligió y con el partido que los postuló. Ellos recibirán el salario o los ingresos que tienen en su profesión u ocupación actual, más el monto que sea estrictamente necesario para su desempeño y  la vida modesta. Porque los cargos públicos no son medios para elevar las condiciones de vida del funcionario.

Si hay un reglamento interno de esas instituciones que obliga a la gente a vestirse y calzarse y transportarse de esta y tal forma, habrá que estudiarlo y si es necesario adoptar la modalidad que dé el ejemplo.  Cada lujo estrafalario y cada gasto superfluo de los servidores del pueblo es parte de los fondos que deberían costear las necesidades que no se les satisface a las grandes mayorías.

Servirle al pueblo es  una tarea y un privilegio irrenunciables, indelegables, no negociables, no transferibles. No se vale, por ejemplo, “cambiarse de camiseta” en el periodo en el que se está sirviendo como funcionario de elección popular. El pueblo y el partido lo demandan así.

Los hombres y mujeres del MPL que le sirvan al pueblo, periódicamente vendrán a la jurisdicción que los eligió a informar ya a nutrirse de nuevas demandas e ideas. El pueblo de su jurisdicción les puede tanto reconocer su labor como también les puede mandar a hacer más y mejor.

Si el MPL no tuviera esa calidad de hombres y mujeres para que le sirvan al pueblo en esas condiciones, pues, no habría razón para participar. La razón de la lucha política revolucionaria del MPL es para servir consecuentemente al pueblo, y no para servirse individual y egoístamente para ser fósil funcionario parasito de los bienes públicos y elevar su estatus social.

La consecuencia revolucionaria de los hombres y mujeres del MPL que le sirvan al pueblo no incluye sólo librar una lucha política revolucionaria desde posiciones de principios, sino que también implica valores como el de no lucrarse de los bienes públicos, el no volverse un fósil funcionario, el no olvidarse y retirarse del pueblo que lo eligió y del partido  que lo postuló.

El Salvador, 18 de noviembre del 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s